Día de los Antiguos Alumnos de Safa en 2014

El fin de semana que acabó ayer, domingo, fue especialmente relevante para la Institución Safa de Úbeda, o para ser más explícitos: para las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, de los jesuitas, que celebró el día del Antiguo Alumno. Una convocatoria de carácter anual, que tiene lugar el segundo fin de semana de cada mes de mayo, y que quedó instaurada, oficialmente, el pasado año. Ni que decir tiene que tal evento ha constituido, por segundo año, un rotundo éxito. En realidad no hacen falta muchas más motivaciones para animar a venir a Úbeda a quienes han pasado en ella los años más decisivos de su existencia, adquiriendo conocimientos y valores que les ha dotado de una sólida formación científica, profesional y espiritual y que luego han puesto a disposición, en sitios clave, de la sociedad española, incluso de la internacional.

Por si fuera poco, el solo hecho de celebrar cualquier acontecimiento en la ciudad de Úbeda ya es un reclamo extra para visitarla, aunque no se hubiera conocido con anterioridad. El escenario monumental, arquitectónico e histórico‑cultural, es francamente algo indescriptible. En este tono se han manifestado quienes fueron alumnos de la Safa hace más de cincuenta años y que han tenido la oportunidad de rememorar, deleitándose, con la contemplación de calles, viejos rincones y monumentos esplendorosos que jamás olvidaron.

En esta segunda convocatoria, se han reunido más de doscientos antiguos alumnos; entre ellos, los había quienes empezaron el mismo año en que la institución quedó instaurada en la ciudad, en el año 1940, hace setenta y cuatro años, por el padre Villoslada, y al que se le ha rendido homenaje en la cripta de la iglesia, donde descansan sus restos junto a otros miembros de la institución jesuítica ubetense.

El hecho más destacado ha sido la conmemoración que algunas promociones han hecho con motivo de haber finalizado sus estudios hace cincuenta años, como en Magisterio, Oficialía y Maestría Industrial.

Sería de desear que nuevas promociones se fueran incorporando a esta Asociación recién creada. Una mirada atrás hacia una convivencia en común, de unos años tan cruciales, siempre resulta gratificante. Pero la nostalgia que origina un pasado feliz, está en proporción directa al tiempo que nos separa, cuando se contempla desde la perspectiva de una madurez tranquila y sosegada.

 

almagromanuel@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *