Última oración

Deja fuera el desorden,

la tempestad, la daga,

los altos honorarios

que das a tu abogado,

el estuche con la pulsera

para tu amante,

tus ocultas dolencias.

 

Entra sin ti, contigo

a solas, no pronuncies

Su Nombre y arrodíllate,

escucha cómo un río

interior fluye y limpia

las orillas de tus remordimientos.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *