Evocaciones del «XIV Festival de música antigua Úbeda-Baeza», 2

26-09-2011.
Domingo, 28 de noviembre de 2010

Baeza: Iglesia de San Pablo. TRIORGANUM. Batallas del viento: música ibérica para dos trompetas y órgano.

Conjunto armónico encomiable compuesto por dos trompetas y un órgano doble ‑el fijo de la iglesia y el portátil para intercambiarse los gestos los intérpretes‑, donde el Ave María de Schubert produjo un efecto balsámico al alma colectiva, dejándola plena de paz interior cual si hubiese ascendido al más límpido cielo… Tanto desde el coro como desde el altar mayor, las trompetas fueron avanzando hacia el centro de la iglesia ‑como si de voz humana se tratase‑, para quedar en su centro neurálgico…

Se interpretaron una mezcla de músicas barrocas que conformaron “batallas del viento”, donde la fina sensibilidad de ciertos oyentes quiso visualizar seres fantasmagóricos que luchaban en denodada e incruenta guerra, para proporcionarles metálico encanto musical.

Sábado, 4 de diciembre de 2010

Iglesia de Santa María del Alcázar y San Andrés: Domenico Scarlatti: conexiones ibéricas. Filipe Veríssimo, órgano.

Doménico Scarlatti, Carlos de Seixas y Antonio Soler resonaron en la iglesia de Santa María del Alcázar y San Andrés en esta soleada y fría mañana, en la que el escaso y escogido público degustó ciertas conexiones ibéricas musicales con una paz y un gozo encomiables. Los asistentes, con sumo silencio, admiración y palmas, bien supieron agradecer. «Pocos, pero escogidos» fue el lema de este día en San Andrés…

Sonatas y fugas se adueñaron del aire de la iglesia para transportar al oyente a otra galaxia musical, donde el bonito y bien sonado órgano fue el quid del universo sabatino que allí se dibujó. Majestuosidad sin límites que Filipe Veríssimo, organista de Oporto, supo recrear con su impecable ejecución…

Sábado, 4 de diciembre de 2010

Auditorio de San Francisco: Fray Felipe de la Madre de Dios y la diáspora musical portuguesa en América y Asia: Siete lágrimas.

Dos vocalistas y cinco instrumentistas interpretaron villancicos vocales e instrumentales con una cadencia portuguesa ultramarina ‑cual regalo anticipado de Navidad‑. Este conjunto portugués, vestido de negro, atrajo a numeroso público, en un entorno gélido, donde el aire frío se palpaba en el ambiente, siendo un asistente más, ya que deambulaba ‑tan alegremente‑ entre los asistentes…

Música amable y sensitiva, como agua de mayo, en esta fresca y seca noche baezana, que RNE grabó para su selecto archivo en un ambiente intimista y relajado.

La miscelánea de ritmos y tonalidades caribeños, americanos o asiáticos, del extenso imperio portugués de ultramar, trajeron a nuestro presente edulcoradas y melancólicas melodías, melosas y tiernas, historias al fin, del más allá de los gloriosos siglos pasados…

Domingo, 5 de diciembre de 2010

Iglesia de Santa María del Alcázar y San Andrés: Cabezón In Memoriam (I): nuevas rutas para Antonio de Cabezón en Portugal e Italia. Andrés Cea Galán, órgano.

Con más asistencia de público que el día anterior, pero con el mismo frío y la lluvia resonando en los tejados y calles adyacentes, Andrés Cea Galán nos deleitó, de una tacada, sin interrupción, con el magno, completo y majestuoso sonido del órgano…

Los asistentes, absortos, con atención encomiable y ganas irresistibles de beberse el concierto, aunque el día no acompañase, conmemoraron el V Aniversario del nacimiento de Antonio de Cabezón (1510) oyendo ‑con delectación y ensimismamiento‑ su música y Anónimos de la Biblioteca Geral de la Universidade de Coimbra y de la Biblioteca Nacional de Madrid, juntamente con composiciones de Giaches Brunel.

Domingo, 5 de diciembre de 2010

Úbeda: Auditorio del Hospital de Santiago. ORQUESTA BARROCA CASA DA MÚSICA Y CORO CASA DA MÚSICA. Director: Antonio Florio. Entre tradición y modernización: el italianismo musical en Portugal.

Música italianizante interpretada por músicos portugueses que recrearon los siglos XVII y XVIII de música lusa. La luz de los focos dio claridad y firmeza en el incomparable marco del Hospital de Santiago, antigua iglesia que reverberó su memoria histórica ‑como lo hace siempre que se interpreta música sacra, aunque ese día fuese profana‑, pues se hermanó en temas y armonías con la de antaño. Con el sonido metalizado del clave y la voz humana como instrumento por excelencia, los espectadores se sintieron privilegiados, creyéndose grandes señores que tenían una orquesta particular a su disposición. Así pudieron soñar con la polifonía de los autores, voces e instrumentistas, deleitándose en la lluviosa velada vespertina y dominguera, en este puente festivo Constitución-Inmaculada. Un lujo que Úbeda se pudo permitir.

El público local y, especialmente, el forastero aprovechó el largo puente para hacer turismo cultural, gastronómico y, por excelencia, musical… Santiago Apóstol y Diego de los Cobos -fundador del Hospital de Santiago-, desde sus respectivos lugares de privilegio, quedaron plenamente satisfechos por la sesión musical ofrecida, al igual que los múltiples asistentes a este concierto, tan completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *