Gratitudes

A Jesús María Burgos Giraldo,
cuando el futuro ya no es lo que era
y tantos de nosotros desdicen su pasado.

De tus altas llanuras cereales,
por quiebros del destino deportado,
a Mágina por Dios fuiste enviado,
vicario de sus manos maternales.
Entre los altos muros monacales
lució más tu mitad de buen soldado
maestro y compañero, conjurado
en sembrar de futuro cien chavales.
Cien exilios, que ahora en sus memorias
añoran aquel cielo y su paisaje.
Cien olvidos que puebla un personaje,
clave puesta por Dios en cien historias.
Maestro tú con Él: dos y una IDEA.
Jesús Burgos. Jesús de Galilea.
 
POSDATA

Hay otras gratitudes obligadas
que nunca dejaremos por prescritas;
quedan por esos campos, aún marchitas,
flores que no han de ser menospreciadas,
mieses que dieron fruto, cosechadas
en celestes graneros jesuitas.

 

29-03-10.
(46 lecturas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *