Oración del silencio

Ni brasas ni centellas,

ni hogueras ni rescoldos:

ceniza pobre y fría

conserva el corazón para su luto.

No busques más palabras

que puedan ensuciar tanto silencio.

Calla, si no sabes medir

cuánta distancia hay

entre el invernadero donde crecen

floridas oraciones de papel

y la fuente que brota

ajena a la arrogancia.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *