Presentación del libro de Manuel Contreras

25-05-2012.
Buenas noches señoras y señores. En primer lugar quiero enviar un saludo muy especial a Ana Ortiz Colón, José Ángel Marín Gámez y Soledad de la Blanca de la Paz, que nos hemos reunido en torno a Manolo para hablar sobre su libro “Maestros y Empleo” el itinerario sociolaboral de los graduados por la Escuela Universitaria de Magisterio Sagrada Familia de Úbeda.

Mi papel en este evento es como secretaria de la Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa de Úbeda, cuyo presidente es José María Berzosa Sánchez, el cual no ha podido asistir por motivos personales. Nuestra Asociación comenzó a forjarse en septiembre del año 2003 y tuvimos nuestra primera Asamblea el 25 de septiembre de 2004. En ella tuvo lugar la elección de la primera junta directiva de la Asociación y se entregó un estatuto a cada uno de sus componentes.
Igualmente, tuvo lugar un reconocimiento de socios honorarios, y entre ellos se encontraba Manuel Contreras Gallego, que en esa fecha ejercía el cargo de Jefe de Estudios de las Escuelas Universitarias de Magisterio.
Los fines de nuestra Asociación son, por una parte, pasar un día anual de convivencia entre todos los asociados, que en la mayoría de los casos se desplazan desde lejanos lugares, para disfrutar esas vivencias de juventud, teniendo siempre como centro a la Safa de Úbeda. Por otra parte, hemos creado unos premios de experiencias e investigación pedagógica destinados a incentivar a los alumnos de magisterio a investigar en estos temas de tanta trascendencia para ellos.
Al mismo tiempo, se ha convocado un premio de fotografía en torno a momentos significativos en el campo de la enseñanza, el cual ha tenido gran aceptación.
Nuestra Asociación se encuentra muy orgullosa de tener un asociado de tanta envergadura y de tanto renombre como Manolo.
Si damos un repaso a su currículo, nos salen al paso multitud de títulos académicos que no voy a enumerar; ya que, para nosotros, el gran mérito de Manolo Contreras se basa en todo lo concerniente a los valores humanos que practica diaria y cotidianamente en su trabajo y fuera de él, en cualquier ámbito en el que esté inmerso.
Yo destacaría su humanidad, su buen humor, su fluida conversación, su colaboración desinteresada tanto a nivel profesional como a nivel de relaciones humanas en todos los sentidos. Todos estos factores nos sirven para calificarlo como buen amigo, buena persona y, sobre todo, como docente comprometido, que en todo momento manifiesta su buen hacer y su buen actuar en beneficio de sus alumnos, de sus compañeros y de todas las personas, que de alguna manera contactan con él.
Nuestro objetivo en esta velada es acompañar a Manolo en la presentación de su libro, un libro de investigación al que ha dedicado muchas horas, intentando resaltar los resultados obtenidos tras esta ardua tarea.
Así ha comprobado la evidente feminización de los graduados de Magisterio, la residencia familiar y la procedencia de los alumnos, la combinación de los estudios con el trabajo, las tasas de inserción laboral de los graduados, el tiempo que les ha hecho falta para encontrar un empleo después de titularse, la valoración de la formación universitaria obtenida y su utilidad para el trabajo, las actividades a las que se dedican los graduados desempleados, que suelen ser la preparación de oposiciones.
Por ello, se considera imprescindible el afrontamiento integral de la inserción laboral por parte de los centros universitarios.
Nuestra Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa ha colaborado económicamente en la edición de esta obra en la medida de nuestras posibilidades y estamos orgullosos de haber podido hacerlo; ya que cada nuevo libro que ve la luz es una pequeña aportación para el acervo cultural de nuestros pueblos y de nuestras instituciones.
Gracias Manolo por ese gran esfuerzo realizado en pro de la cultura y de la investigación pedagógica.
Quiero terminar mi intervención animando a todos los asistentes a entrar en el fascinante y mágico mundo de la lectura, y recordando un proverbio hindú que siempre he inculcado a mis alumnos.
*Un libro abierto es un cerebro que habla.
*Un libro cerrado es un amigo que espera.
*Un libro olvidado es un alma que perdona.
*Un libro destruido es un corazón que llora.
 
Muchas gracias a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *