Pequeña entrevista

La mañana del pasado sábado día 25 contempló la primera Asamblea de la Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio Safa de Úbeda.
Dos personas que representan su proceso de gestión y que han hecho factible este logro son el Rector de la Institución Safa, Juan Luis Veza Iglesias SJ, y el profesor José María Berzosa Sánchez. Con ellos pues debemos charlar sobre esta nueva asociación, sus impresiones e ilusiones al respecto.
Señor Rector, observo que esta vez la Safa como Institución está más comprometida en la gestión de esta Asociación de Antiguos Alumnos…

—No se equivoca. Nació creo que hace año y pico y dando sus primeros pasos yo me incorporaba a este cargo en Safa. Lo que sí les dije, en cuanto me lo comunicaron, es que la Asociación debía ser autónoma, pues la llevan personas adultas, pero sí que les aseguré mi apoyo y participación para todo lo que se necesitase. Estoy en perfecta sintonía con lo que desde ella se pretende.

 

¿No es una paradoja que inicien esta Asociación mayoritariamente alumnos que estuvieron en Úbeda en los años sesenta y anteriores y falten los de promociones recientes?

 

—Sí, es verdad, pero eso ocurre en todas partes. Los que ya batallaron años en la vida vuelven al nido con gusto, saborean sus orígenes, eso es fruto de la madurez. Pero no se puede renunciar a asimilar a los jóvenes, hay que evitar que haya discontinuidad.

 

¿Ha perdido la Institución Safa tal vez la oportunidad de llevar ya años con una Asociación de Antiguos Alumnos muy implantada que le sirviese de activo social?

 

—Es que la Asociación no debe nacer de la Institución, al menos como brazo de la misma…

 

Pues hay otras instituciones y órdenes con enseñanza que así lo hacen…

 

—Pues yo, la verdad, es que no lo veo así; es bueno desde luego para la Institución porque ayuda a completarla; pero sinceramente debe ser autónoma y no dirigida, porque sería igual que si la suegra le organiza la casa a la nuera.

 

¿Qué desea para la Asociación?

 

—Pues que además de lo evidente del placer de estos encuentros, que es su salsa, que encuentre en seguida objetivos y planes que sean estímulo de las nuevas generaciones.
A su vez al primer Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio de Safa, José María Berzosa Sánchez, nos respondía estas preguntas:

 

La asamblea ha ratificado en continuidad a los miembros de la gestora, ahora como comité directivo, así que usted continúa de Presidente…

 

—Sí, sí, y no estaba en mi propósito inicial, pero no había otra alternativa.

 

¿Puede marcar esta Asamblea un antes y un después en el movimiento de antiguos alumnos de Safa?

 

—Yo he notado un “aquí”, lo que no indica sino que hay una gran ilusión; eso me lo ha comunicado el Padre Rector, que ha visto una gran proyección de futuro y no mera nostalgia. Un ejemplo es el proyecto de instituir unos premios de investigación pedagógica de mano de la Asociación.

 

¿Ese es el principal objetivo?

 

—Sí, pero las circunstancias no son tan fáciles porque hay que obrar paso a paso y ver las respectivas implicaciones, tanto de la Escuela de Magisterio, como la Asociación y de otras instituciones.

 

¿Ya hay infraestructura suficiente como para que se logre el desarrollo de la entidad?

 

—Sí, aparte de la localización física, tenemos referencia de tres mil alumnos, localizamos ya a unos trescientos y estamos pendientes de contactar con más.

 

¿Y hasta qué número?

 

—Ojalá fuesen todos, pero si llegamos a captar y comprometer en nuestra Asociación a unos trescientos o cuatrocientos ya podríamos considerarnos en un buen número. Ya estamos en más de setenta asociados. Y desde aquí invitamos a los demás.
Entrevista editada en Úbeda, información el 2 de octubre de 2004.
Copyright © por AA-MAGISTERIO-Safa-Úbeda Derechos Reservados.
Publicado en: 2004-10-01 (52 Lecturas).

Autor: Mariano Valcárcel González

Decir que entré en SAFA Úbeda a los 4 años y salí a los 19 ya es bastante. Que terminé Magisterio en el 70 me identifica con una promoción concreta, así como que pasé también por FP - delineación. Y luego de cabeza al trabajo del que me jubilé en el 2011. Maestro de escuela, sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *