25.º aniversario de la promoción 1970-73

Queridos compañeros y compañeras, amigos y amigas:
Como soy un empedernido sentimental y más ahora que me voy haciendo madurito —ya a los 17 años en el Campamento de la Alfaguara de Granada me sentía melancólico pues añoraba los tiempos pasados—, ¿cómo me habré de sentir ahora, si además han pasado otros 25 más…?
Supongo que todos vosotros sentiréis el cúmulo de sentimientos que hoy me embarga: ALEGRÍA, mucha alegría por sentirnos tan cerca en este crucial momento; TRISTEZA, porque no estamos todos los que en aquel tiempo estuvimos jóvenes y añorantes de un futuro que a lo peor creíamos —en la prisa de la juventud— que no nos iba a llegar y vaya si nos ha llegado…; NOSTALGIA, porque todo tiempo pasado fue mejor y más si en el devenir nuestra mente ha sabido trastocar sibilinamente lo negativo en algo valioso e imperecedero…

Me gustaría también que hubiesen asistido más profesores de nuestra promoción, pero yo creo que con el padre Horacio Bel tenemos para llenar ese hueco y con creces… Supongo que todos os acordaréis de sus dinámicas de grupo en su despacho, de esos encuentros fortuitos-provocados de los que tanto aprendimos… Yo creo que el padre Bel, Horacio Bel —como nos dijo cuando se nos presentó el primer día y nos apuntó su nombre en la pizarra— se merece que le tributemos este regalo de cariño y que le paguemos en parte, rectificando aquellos malos momentos que atravesó durante aquella época que permaneció en Úbeda, por ser una persona valiente y comprometida con su labor cristiana…
Fueron años para todos trepidantes. Yo venía de otro colegio religioso en que se nos tenía más tutorados y aquí pudimos hacer nuestros escarceos de novillos: no ir a misa, ni a ningún acto religioso forzados… Fue una época que me impactó por ser tan progresista; fue la antesala de la democracia en nuestro país…
Si en primero tuvimos una enseñanza al estilo tradicional, en la que don Lisardo me cautivó para que yo siguiese estudiando la psicología humana, con Diego Casares los cantos se entreveraron con los copieteos más despiadados, con don Jesús Moraleda siempre teníamos las ciencias a flor de piel, con Macario algunas se iniciaron en una pedagogía más personalizada pues andaban detrás de él de forma descarada…, las prácticas de don Manuel García Tejada, al que la enfermedad le ha impedido asistir a este acto pero que nos manda su más encendido saludo y recuerdo…
Luego en segundo, la enseñanza personalizada, nos sirvió para intercambiar nuestros tiempos y nuestros espacios con otras secciones y otros cursos para, a veces, emprender una lucha denodada a la caza y captura del libro con el que elaborar la programación que iría dando la vuelta a los demás compañeros para ser supercopiada y superedulcorada…
¡Ah!, esas puestas en común con Loles o con el padre Bel en las que el papel de cristiano católico era asaeteado por los representantes de las demás creencias religiosas. Creo que todo esto nos sirvió para aprender que no sólo hay un punto de vista sino que por el contrario hay que meterse en la piel del otro para entenderlo…
También fue una época maravillosa para encontrar amigos que perdurarán mientras vivamos e incluso a algunos nos ha servido para encontrarnos a lo largo del tiempo unidos por el amor y la amistad con nuestra consorte, como me ocurrió a mí con Margarita o a las otras parejas formadas en este mismo curso: Rosa Ráez y Paco Oliva, Pepe Asensio y María Esperanza… Y otras de cursos diferentes pero horneadas en esta gran tahona que es la Safa.
 
 
Las obras de teatro que hicimos: La persona buena de Sechuan, Hoy es fiesta, En busca del hombre perdido, Otelo, etc… están marcadas a sangre y fuego en nuestros corazones y en nuestras mentes…
El viaje de estudios a la Galicia eterna que no me cansaré de volver a visitar, sirvió aún más para estrechar los lazos de amistad que nuestra memoria nunca olvidará.
El deporte y esas anchas pistas de que dispone la Safa sirvieron a su vez de despegue y aterrizaje de múltiples encuentros personales —con amigos del mismo o de distinto sexo— y los viajes por toda la provincia consiguieron darle autenticidad a la imaginación y a la juventud que vibraba en nuestras venas.
Quiero traer aquí y ahora, un merecido y enternecedor recuerdo a los que ya no están entre nosotros como Salvador Cascales que se nos había ido a Alemania a ejercer su magisterio y se había echado una novia germana y a don Lisardo que una gripe traicionera se lo llevó un día de los enamorados de hace más de veinte años…
Y los siguientes me han pedido que aunque hoy no se encuentren entre nosotros, sintiendo mucho que las ocupaciones, enfermedades o lejanía les haya impedido acercarse a estar aquí, nos envían su más sentido recuerdo:
Isa Cruz Torres que se encuentra en Almería y su enfermedad le impide estar entre nosotros. María Isabel Jiménez Ruedas que vive en Valencia y tiene un cursillo que acaba hoy. María Reyes Cobo que se encuentra en Canena y hoy tenía una boda ineludible. Manoli Roa López que se encuentra en Sabadell y no puede venir. Isi Rodríguez Silva se encuentra en Cádiz y no puede asistir. Juan Antonio Amador que se encuentra ejerciendo en la Universidad de Barcelona y tenía clases tanto el viernes como el lunes, me ha escrito una carta que os leo. José María Cabrera que se encuentra en Jaén y hasta última hora iba a venir pero por problemas médicos de su mujer le ha sido imposible asistir. Enrique Herrera Vílchez que se encuentra en Jódar y este fin de semana está de viaje en Almería. Juan Manuel Martos Ortega que se encuentra en las proximidades de Barcelona y tiene que hacer un curso de inglés de obligado cumplimiento. A Paco Moral le coincide un viaje a la Expo de Lisboa. Diego Ramírez Poyatos que se encuentra en su pueblo, Rus, pero no puede asistir porque le coincide con un aniversario. Fernando Redondo Sánchez que, según su hermana, se encuentra en Gijón y no puede venir porque no coge las vacaciones hasta agosto. Francisco Rubio Rodríguez que se encuentra en Sevilla y le es imposible asistir. Jose Luis Adam Muñoz por encontrarse haciendo un Congreso sobre Comunicación y Educación en Lisboa y os manda un abrazo para todos.
Sólo me han devuelto las siguientes cartas: Juan Galán López, Francisco López Ruano, Antonio Ortega López, Alberto Molino Martínez Y Carmen Cañadas Sánchez.
 Creo que estamos los que estamos y yo me siento inmensamente contento porque este encuentro era más que necesario y era preciso llevarlo a cabo.
 Que nos sirva para rememorar viejos tiempos, desempolvar nuestros más jóvenes deseos, redescubrir nuestra casi inocencia perdida para que rebuscando y revolviendo nos encontremos a nosotros mismos como protagonistas únicos en este momento tan incomparable que la Safa de Úbeda nos brinda y de sus profesores que supieron marcarnos un camino que a buen seguro ninguno estaremos arrepentido.
Un fuerte abrazo compañeros, compañeras, amigas y amigos todos…
 Úbeda, a 27 de junio de 1998.
 
 Nota: Dentro de GALERÍA DE FOTOS, en «Imágenes de profesores y antiguos alumnos» hemos integrado tres fotos de nuestra promoción.
Copyright © por AA-MAGISTERIO-Safa-Úbeda Derechos Reservados.
Publicado en: 2003-05-28 (110 Lecturas)
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *