La fuente y la niebla

En la noche calma,
de niebla y de sueños,
la fuente y el chorro,
inspiran mis versos.

La fuente tranquila,
de siglos pasados,
me trae el recuerdo
de lances jugados.

La niebla tan tenue,
la luz difumina;
de gris nos dibuja
la Sacra Capilla;
y el bello palacio,
de trazo elegante,
se abre a la plaza
tan bella y radiante…

 

 

pedrovico24@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *