¡Gracias, Andújar!

Han querido los cielos ‑Dios escribe derecho con renglones torcidos‑ que, en este n.º 59 del periódico Andújar hoy, en cuyas páginas hacemos gloriosa memoria a nuestro inolvidable José María González ‑Presidente de la Real Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza‑ tengamos, a la vez, que dar las gracias ‑ofrenda de gratitud‑ al pueblo de Andújar que, representado por su alcalde Jesús Estrella, ha tenido a bien designarme como Pregonero de la Romería 2013.

De bien nacido es ser agradecido; agradecimiento que hago extensivo, en una abrazo inmenso, en un ofertorio de humildad, a todos los vecinos de Andújar, a todos los colectivos romeros y culturales, a todas las entidades que trabajan por y para Andújar.

Somos conscientes de nuestras flaquezas; también de nuestras caídas; por supuesto, de nuestros errores humanos en el constante caminar en nuestras búsquedas.

Porque fui niño alfarero… ‑¿se acuerdan de la alfarería al final del callejón de las Parras?‑ conozco la maleabilidad del barro, la greda y la arcilla, más si con ese barro, esa greda o esa arcilla ‑tras un soplo divino‑ nacemos a un mundo en crisis…

También… ¿cómo no?, conozco mis talentos y mis méritos; talentos escasos, méritos enclenques, pero por caminos derechos, sin esquinas, directos a los acantilados en que los hombres se despeñan o vuelan.

Yo ‑os lo aseguro‑ nunca me despeñé. Cuando, en ocasiones, las dudas me incitaban al precipicio de la apatía, al desierto de la incoherencia, al jardín de la comodidad, incluso al volcán del disparate, siempre aparecían en mi agonía la flor de la esperanza y las llamas del trabajo.

Siempre fui un buscador: jamás di nada por cierto; quienes trataron de hacerme comulgar con ruedas de molino, se encontraron con un hombre que, vestido y revestido de defectos, siempre extendía la mano incluso a riesgo de no ser correspondido.

Editorial Plaza Vieja ‑sita en la Plaza de la Constitución‑ ha sido, es y será la casa de todos los andujareños, el foro de todos los hombres y mujeres que tengan en su haber el oro de la tolerancia y los quilates del respeto.

Esa ha sido nuestra consigna; los resultados ahí están: decenas de andujareños han visto publicados sus libros sin raspadura alguna; decenas de colaboradores han dignificado nuestros periódicos con su ideología; cualquier otra versión sería pura leyenda. Testigos hay…

¿Cómo un hombre cercano a la heterodoxia puede ser nombrado pregonero? ¿Por qué quien fue obviado durante décadas, al llegar su atardecida pregonará en Andújar y en abril? ¿Qué platillo de la balanza será capaz de desequilibrarse ante las solanas y las umbrías de mi vida? Dios dirá…

Toda siembra, pronto o tarde, incluso con pedrisco y con heladas, si ha sido esparcida en buenos surcos, tiene su cosecha.

Yo he sembrado mi verbo y mis ideas, durante años, en esta tierra, vuestra tierra; también mi tierra andujareña. ¡Y de estos surcos, vuestros surcos, ha florecido ‑a pesar de las ventiscas‑ la flor de mi palabra: palabras y versos en abril de 2013… para ELLA! ¡Gracias Andújar; trabajaré duro para no defraudaros! ¡Viva la Virgen de la Cabeza!

abaco3000@infoandujar.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *