Análisis postelectoral

26-05-2011.

Finalizado el intenso ajetreo del período electoral, los partidos políticos reflexionan con calma sobre los resultados de las urnas y estudian las estrategias que seguir en la nueva legislatura. Pocas sorpresas, para mí, ha arrojado el recuento de las papeletas del 22 de mayo; ni siquiera, el “cero patatero” en concejales que han obtenido cuatro de las nueve formaciones políticas que han concurrido a los comicios municipales. Dicho sea esto con el mayor respeto y con sincera simpatía; porque, si algo demuestra esta variopinta “escalera de color” de póquer político, es la difusa línea divisoria que separa, de las demás, a cada una de las formaciones políticas en los proyectos municipales. Vayan, pues, mis felicitaciones a quienes han participado y no han obtenido resultados, por cuanto representan a una juventud inconformista, con ánimos de trabajar y con ganas de encontrar soluciones a tantos problemas que nos han creado desde instancias superiores.

No son tampoco una sorpresa los resultados obtenidos por el Partido Socialista, que pasa a la oposición con siete concejales. Convénzase, señor Sánchez, don Marcelino: los ubetenses sí aprecian su labor. El trabajo de su legislatura ha podido ser bueno, pero los ubetenses no han votado mirándole a usted: han votado mirando a Zapatero. Usted no ha perdido las elecciones: las ha perdido Zapatero. Los perjuicios que ha originado el peor presidente de la democracia a Úbeda son bastante más elevados que los beneficios que usted y su equipo ha podido hacer a la ciudad. Exactamente, eso es lo que ha ocurrido en el resto de España; aunque ustedes, los socialistas, no lo quieran ver. La política y la pasión a veces nos ciegan y nos hacen tener una visión bastante distorsionada de la realidad de las cosas.

Después de todo, aunque parezca una paradoja, el gran perdedor puede ser el partido más votado: el Popular, que lidera José Robles (9 concejales). De no haberse producido la escisión de Luisa Leiva (2 concejales), hubieran sumado los once concejales de la mayoría absoluta. Así y todo, Robles es el único que tiene la facultad de formar gobierno, como así lo va a hacer; aunque no debe perder la perspectiva de que, sobre su cabeza, va a pender una auténtica espada de Damocles, en forma de moción de censura, debido a la posible alianza del resto de los partidos de la oposición ‑entre los que se encuentran también IU y PA que repiten con el número de concejales (2 y 1, respectivamente)‑ y a que no tendrían inconveniente en formar todos un conglomerado, a pesar de las distancias ideológicas que los separan. Cosas tan difíciles se han visto, y en política mucho más.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *