Inventario

08-05-2011.
Es hora ya de poner en partida

las luces y las sombras del camino,

el agua turbia y el río cristalino,

el aire y el fuego que nos dan vida.

Viento que ayer nos lanzó a la estampida.

Llama que ayer nos quemó en torbellino.

Tierra profunda sin dintel divino.
Río que siente su mortal caída.


Creer o no creer cambia la suerte

‑dicen‑ de quienes van a esta fortuna.

Yo no pretendo ejemplo ni escarmiento.

Lo cierto es que salida hay sólo una

que interroga al más fino pensamiento:

a todos trata por igual la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *