Interesante novela

Por Fernando Sánchez Resa.

Desde que se presentó en septiembre, tenía pendiente la lectura y el comentario de la novela de mi amigo José López Ruiz, Del desamparo a la esperanza, y hoy, en este señalado día de san Valentín, me pongo manos a la obra…

En ella, su autor da muestras de sabiduría y madurez literarias, mostrando una tortuosa y bonita historia de amor, entreverándola con otros amores familiares de mal sino, valiéndose del conocimiento que le han proporcionado: su amada tierra, sus gentes, la realidad vivida, su desbordada imaginación y al amor que siempre ha profesado a la creación escrita…

Dando muestras de su saber empático y psicológico, desvela olores, sabores, paisajes, recuerdos, añoranzas de infancia, juventud y madurez…, invitando a su voraz lectura, mediante un lenguaje fresco y atrayente, que potencian, aún más, los acertados títulos de todos sus capítulos. Más de una vez he releído ciertos pasajes, descripciones o diálogos para saborear, como ansioso catador, su buena literatura, pues hace unas descripciones fabulosas de personas, situaciones y ambientes, pintando y/o sugiriendo lo que a él le interesa para atrapar al lector que intuye lo que le sugiere… ¡Qué bonitos y tiernos recuerdos de juventud serrana y veraniega!

La novela es un complicado puzle, donde van encajando todas las piezas poco a poco, movidas hábilmente por su autor, que sabe dibujar un fresco de nuestra generación de la década de los 50, cuando éramos jóvenes nacidos y criados en la dictadura, que vimos la luz democrática casi a la par que la amorosa o profesional…

Muy bien retratado el ambiente de cotilleo y del correveidile del pueblo de Serrot (Torres). Abundante el uso de dichos y proverbios de la vida serrana, así como de su vocabulario autóctono, sus costumbres, sus cultivos, sus motes… Retrata muy bien la desolación del paisaje serrano tras el paso de los años de los protagonistas.

Por eso, tengo ahora tantas ganas de conocer Torres de Albanchez, y de que su autor me muestre esos parajes tan entrañables, esas vivencias propias y ajenas que él ha sabido y querido plasmar tan fabulosamente en su novela Del desamparo a la esperanza. Su título me ha parecido, a mí, un recorrido alegórico entre dos de sus personajes más importantes (abuela y nieta) y la propia historia personal de José López Ruiz, con su drama personal desde que perdió la audición (“el desamparo”) hasta que alcanzó la publicación de su novela prima (“la esperanza”), con el largo y trabajoso esfuerzo de escribirla y publicarla, sin poner ni querer sustraerse a los ecos y recuerdos de sus voces interiores, que andan sonándole insistentemente, y que lo harán siempre, con su genuina música pautada de su prodigiosa memoria y de su destacada inteligencia, que ha sabido poner en papel esa bonita historia de amor para que los lectores la disfrutemos y vivamos, dejándolo todo bien atado, sin un cabo suelto…

Por todo ello, creo que se ha producido el nacimiento de un escritor avezado que ha sabido contarnos un bello relato, resaltando las bellezas de su pueblo (Torres de Albanchez) y sus encantadores parajes, complementándolas con las de su querida Úbeda, además de Madrid y Torreperogil, mostrándonos una galería de estudiados y bien descritos personajes de varias generaciones que terminaron por deshacer el malditismo que les acechaba y perseguía…

Del desamparo a la esperanza es una novela de cuadro de honor, como el que ponían a la entrada del antiguo Colegio Salesiano de Úbeda, en el que tanto Pepe (de interno), como yo (de externo), consumimos seis años de nuestras vidas haciendo el bachillerato elemental y superior, sin tener la suerte de ser compañeros de clase…

Pepe, tus incondicionales lectores esperamos ansiosos tus futuras novelas, pues nos has dejado, con esta novela, enganchados al síndrome de abstinencia de tu especial mundo creativo…

Úbeda, 14 de febrero de 2015.

 fsresa@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *