Advertencia

Quien reza con las manos

abiertas

y el corazón cerrado,

quien cruza sus brazos sobre el pecho

pero el río interior

es seco y pedregoso,

quien se arrodilla e inclina la cabeza

pero su pensamiento

se ocupa con las cabras,

los higos y la huerta,

recuento de invenciones,

quien masculla los nombres

del Todopoderoso

con labios de arenisca:

nunca escuchará cómo pasa

el Aire entre las ramas de los cedros.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *