OCASO EN EL ÁULA.

OCASO EN EL AULA.

En mi aula de la Safa,
siendo yo un escolar,
asistía a permanencias …
y, a través de la ventana,
veía el claro resplandor
del bello ocaso, lejano…
Yo veía los patios vacíos
alumbrados de destellos,
tan bellos, anaranjados…
Tras de estos patios – queridos -,
envueltos en luz tamizada,
apenas aún se veían
aquellos alegres campos
de unas grandes Escuelas
que yo las llevo en mi alma…
Mi maestro, don Francisco,
tan alegre y educado,
Iba dictando las frases
envuelto en el bello ocaso.
Y mirando a la ventana,
a lo lejos se veía,
esa ciudad lejana,
muy bella y muy antigua,
¡ Baeza ! , tan nombrada..
Y yo, ante la vista preciosa,
sentía melancolía …
al verme – niño pequeño –
con mi azulada bata
en una escuela tan grande,
ante los patios vacíos,
en mi Safa tan amada…

Pedro Pablo Vico Robles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *