Apuntes para un retrato de una mujer que se aleja

Para mi hija Miriam.

Esa dulce tristeza

del alma desteñida,

la frente, traspasada de alfileres

con henna milagrosa,

mapa del pensamiento

que el corazón diluye

entre peces y piedras encendidas,

los ojos, anegados

de cenizas de un rescoldo reciente,

de plata antigua

la comba de sus labios,

sus dedos, como pájaros

o joyas en sus fundas,

su cuerpo, en el secreto de las telas,

oculta los deseos y las rosas.

Un suave movimiento

de reina entre las dunas.

De espaldas,

una torre flotante

de sedas y de velos.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *