Campo de olvidos, 1

20-10-2011.
Oh,
muertos,

reivindicad lo que aún os pertenece.

 José Ángel Valente

 Les morts se mêlent aux vivants.
Est-ce le jour de la colère?

Tout va-t-il tomber en poussière?

André Liberati

LUGAR SECRETO

YO CONOZCO EL PERFUME DE LA MUERTE
derramado en la carne derrotada.
Yo conozco los pliegues del sudario
tejido de organdí y de ceniza
‑carne de seda, polen del olvido‑,
y ese lugar donde la muerte esconde
las mortajas de arcángeles obscenos
‑polvo de plata, nieve descosida‑,
la piel de las canciones que en los labios
de frívolas muchachas eran rojas
manzanas sin semillas, sin idioma.
Yo conozco el tesoro de la muerte,
la riqueza nacida de su expolio:
dientes de oro, lágrimas de sangre,
corales de silencio que se incrustan
en el negro azabache de los lutos,
o bucles como joyas infantiles,
ancianas lentejuelas, abanicos
de nácar y tisúes, frutas rubias
en rodajas de piedras refulgentes
y las añiles ropas de los ángeles
caídos en desgracia y que alzaron
sus espadas de flores contra el cielo.
Botín innecesario. La riqueza
rupestre de los huesos de la luz.
Yo conozco la almendra de sus ojos
vacíos, su mirada de magnesio,
de virgen, pluralísima doncella,
y el alto alcázar que la muerte tiene
guardado por sus canes amarillos,
de cólera y centellas, con un foso
poblado por ofidios donde velan
su herrumbre los guerreros derrotados.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *