Conocer Úbeda, 05e

Nos bajamos al Arroyo de Santa María; desde allí observamos una curiosidad: que el torreón se enfoscara y el resto de la muralla se dejase a piedra vista… Suena una carcajada general del público, con esta puntualización de nuestro chistoso guía… Luego, tempranamente, las casas se adosaban en el siglo XVII, porque este lado de la muralla (en ese siglo) era un paredón donde había restos de adobe del siglo XVI…

Volvemos a subir para colocarnos junto a la entrada principal de la iglesia. Comenta la portada principal y su iconografía mariana con esculturas varias; en ella tenía que ir el escudo de Úbeda y un ramo de azucenas…

Después pasamos a la portada este: La Consolata. Es una puerta cristiana (por Cristo) o cristológica, con su Niño de Pasión… Le viene ese nombre porque estaba junto a la primera capilla y por ello se llama así. Está el tema de la fe y la caridad (frente a ella se encuentra, exactamente, la fachada del edificio del Marqués de Mancera, donde las Siervas de María estuvieron tanto tiempo haciendo el bien, recordando que antaño se ponían muchos altares en el Corpus y salía la Tarasca, que era la representación del bien y el mal…).

Antonio nos va aportando muchísimos datos, gracias a su privilegiada cabeza, producto, además, de sus muchos años de estudio y del amor a su ciudad natal; con especial cariño y dedicación a Santa María…

El promotor de esta fachada fue D. Antonio de Molina (vivía en el Huerto del Canónigo); su hermano se construyó la Torre del Palacio del Marqués de Mancera, cuyas puertas tenían que estar encontradas. La Consolata (o Consolada) tiene elementos marianistas, fachada cristológica y teológica: Fe, Caridad, San Sebastián, Niño de Pasión… Está inacabada, pues hubo muchos pleitos para cobrar y pagar… (siempre ha habido problemas para cobrar, es un mal endémico del ser humano…), y es una gran pantalla para tapar la muralla, por lo que copia modelos cercanos (como el ayuntamiento, etc.).

Ahora toma la palabra Francisco Javier Ruiz Ramos (presidente de Úbeda por la cultura). Tras las efusivas gracias del público y sus sinceros aplausos, es interrumpido por Antonio Almagro, que se sincera: «Tuve la suerte‑desgracia de tirarme muchísimos años en este lugar al estar cerrado 28 años. Durante largas horas (y para no molestar a las beatas), fui haciendo su lectura arqueológica, cuando se podía; pues ya no se puede, por haberle borrado todas sus huellas arqueológicas, de textura, etc.».

Y así es como Antonio se ha convertido en memoria y vida de Santa María de los Reales Alcázares; molesta, por cierto, cuando habla (sin tapujos) de la mala rehabilitación hecha… En todos los años que ha permanecido cerrada, él ha entrado como si fuese su casa, se ha buscado la vida; y, como ha sido muy crítico, ya no se lo perdonan ni le dejan entrar tan libremente; aunque el párroco‑arcipreste no le pone pegas… Es como una cruz para él. Hoy estamos aquí gente que ya le hemos acompañado (varias veces), cuando esta colegiata estaba en obras… Antonio está dispuesto a enseñarla ‑o ayudar en lo que sea‑ cuantas veces haga falta…

Toma nuevamente la palabra Francisco Javier. Se refiere a la Sinagoga del Agua, como espacio controvertido, aunque siendo un enclave turístico donde se mezclan elementos reales e inventados. Anima a hacer su visita gratuita el siguiente viernes (día 7) a las 8:30 de la tarde. Para hacerla es necesario apuntarse, y se hará por orden de llegada; si hubiera mucha demanda, se podría repetir el siguiente viernes… Como ese día no pude asistir, pues coincidió con el concierto de la Academy of ancient music, celebrado en el Auditorio del Hospital de Santiago, remito al amable y sufrido lector (si lo tuviese a bien) leer la crónica que hice el pasado diciembre, cuando asistí a un concierto de música andalusí en este enclave ubetense que tanto predicamento y polémica está tomando…

También Francisco Javier reivindica los siguientes objetivos para la asociación que preside: la revitalización de nuestro patrimonio monumental; que no se encuentre el ayuntamiento cerrado; dinamizar la vida cultural ubetense; y ser motor de actos reivindicativos culturales. Anima a que se apunten las personas que lo deseen y da las gracias a todos, por lo que es respondido con sinceros aplausos. Anuncia que el día 15 se visitará el Museo Arqueológico (a las 11:30), de la mano de su flamante directora: María del Mar Capel, para explicar su plan museístico y museográfico; y que los dos siguientes sábados (y últimos de junio), para cerrar estas visitas a Úbeda, se mostrarán dos conventos: el 22, los Carmelitas Descalzos (conocido vulgarmente por Los Frailes); y el 29, las Carmelitas Descalzas de la calle Montiel. Así terminará el curso cultural, pues en el verano se suspende, ya que la gente está más libre para otros asuntos o menesteres. Cuando empiece el nuevo curso se retomarán los Paseos por Úbeda y sus contornos.

Con el calor reinante (y el tiempo tan bien aprovechado), marchamos todos a nuestros hogares para tomar el sustento del cuerpo, pues de datos y conocimientos sobre nuestra iglesia mayor estábamos bien servidos…

Úbeda, 12 de julio de 2013.

fsresa@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *