Camino con cipreses

Podría ser Italia con burros, parabólicas,

cipreses con ulemas

y el silencio metódico

de un claustro cisterciense,

o un paisaje de Siena.

Altas lanzas con verde sangre antigua,

asunto inevitable

que repite una historia

vivida en otra historia,

equivocada página

de un libro con ilustraciones

del siglo diecinueve.

Si Roma no tuviera

tantos hijos bastardos,

este viejo camino

con cipreses de seda,

polvorienta podría

ser la ruta de los emperadores.


juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *