Epílogo

Por Manuel Almagro Chinchilla.

En el alma del hombre habitan anhelos, inquietudes, luces, sombras, amores y desamores que condicionan y perfilan la vocación que impulsa al corazón, originando vivencias que, como eslabones, se engarzan a la cadena de la rueda de nuestra vida en sociedad. O es fácil analizar ese gran escenario dinámico donde, consciente unas veces o inconsciente otras, protagonizamos con nuestro devenir diario el hilvanado de la trama social donde nos movemos. Menos fácil es aún ‑porque escribir no es fácil‑ emitir mediante el relato escrito un razonamiento, un juicio crítico, un examen; en definitiva: una opinión de cualquier aspecto del transcurrir diario de este mundo en movimiento. Y he aquí la virtud de quienes se dedican a opinar públicamente en los medios de comunicación.

Este “Epílogo” pone punto final a este libro, en homenaje a Ramón Quesada Consuegra, con motivo de cumplir su cincuenta aniversario escribiendo artículos de opinión en nuestro querido periódico provincial “Diario Jaén”. Una labor que la iniciara allá por el mes de junio del año 1957, con su artículo “Sinfonía de Paz”. Era su primer titular periodístico, cuya letra impresa a grandes caracteres llegó a calar hondamente en los sentimientos de un joven de no más de veintisiete años y que, sin duda, llevaba grabado con letras de oro en su corazón. Pronto descubrió que “Diario Jaén” sería el soporte, el vehículo que le catapultaría, con su naciente vocación, a ese elenco de colaboradores habituales en las páginas de “Opinión” del primer rotativo provincial y donde los temas dedicados a su Úbeda natal ocupan el más extenso y preferente lugar de toda su obra periodística. Una labor de la que no se ha despegado, cíclicamente, página a página, de manera incansable, durante los cincuenta años que con esta publicación se conmemoran.

Este pequeño volumen “ha tratado” de compendiar en cien artículos el trabajo periodístico de nuestro homenajeado. Y digo “ha tratado”, porque es ardua la labor de elegir, de entre varios miles, cien artículos representativos de toda la diversidad temática, de medio siglo de dedicación a la crítica y al análisis de una sociedad tremendamente dinámica y de grandes cambios producidos en este largo (o corto) espacio de tiempo. Pero la vida no se detiene y Ramón Quesada Consuegra sigue adherido al engranaje cambiante del mundo, pegado con todo amor a su vieja máquina de escribir de siempre, fiel a la cita periodística con sus lectores, con la imperturbable ilusión que le imprimió aquel su primer artículo y con el riguroso sentido de la responsabilidad que siempre le ha caracterizado.

Si aseveramos que «Por sus obras los conoceréis», este libro sólo dibuja una imagen de Ramón Quesada Consuegra, porque la verdadera personalidad y la riqueza comunicativa de Ramón están reservadas, no tanto a los eruditos como a los estudiosos de su extensa obra en constante crecimiento.

Manuel Almagro Chinchilla

(Colaborador de “Diario JAÉN”)

almagromanuel@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *