Campo de olvidos, 11

14-01-2012.

EMBARCACIÓN FÚNEBRE

EL BARCO DE LA AUSENCIA

zarpa coronado de flores.

Una estela de lágrimas

deja escrito en el mar

el viejo testamento de la desposesión.

 

Un piadoso susurro,

un corazón abierto como fruta

tajada por un golpe de machete,

un sorbo de aguardiente.

No hay canción,

ni luz menos amarga,

ni pliego de oraciones.

Hay sólo sábanas que huelen

a marea de náufragos,

tendidas en el puerto

de donde zarpa el barco

oscuro de la ausencia,

coronado de flores.

juralopez42@msn.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *