Petición de opinión, 8

28-07-2008.
Querido Presidente:
Cuenta Cortázar en uno de sus relatos que, asistiendo a un concierto en Buenos Aires, el público empezó a discutir si el programa era bueno o malo. Ya iniciado, la discusión siguió calentándose, hasta tal punto que las voces y los gritos impedían oírlo.

Ocurre muchas veces que el calor de la palabra enturbia la frescura de la idea hasta darle a la discusión, que es el método, la categoría de protagonista. Vaya por delante que yo no “colaboro” en la página web, ni me comprometo activamente con la Asociación, ni siquiera estoy en el ajo del supuesto problema… por lo que os pido disculpas si meto la pata, meo fuera de tiesto o desvarío.
Recuerdo en la última Asamblea mi intervención, cuando defendí ‑osadamente‑ un barniz lúdico‑festivo en las Asambleas anuales: que los lugares de encuentro fueran rotatorios, que se aprovechara el día para algo más que una charla y una comida, etc. Y siempre me encuentro con la voz hierática de la defensa de lo solemne, lo castizo tradicional, lo serio…, como si proponer algo lúdico-festivo (algunos lo han llamado turístico) fuese proposición deshonesta. Recuerdo que la «cuestión» del 2007 era «definir la Asociación» y que yo ‑de los últimos en llegar‑ expresara mi sorpresa de cómo, con tantos años a la espalda (a la Asociación, me refiero), aún necesitara de definición. Y proponía ‑inocentemente‑ que el mero planteamiento del asunto (algunos lo llaman «el tema») nos exigía la necesidad de buscar otra brújula.
Y en eso estamos, con esta propuesta de debate que ‑sinceramente‑ agradezco a nuestro presidente que la haya puesto a funcionar. Y, fijaos, un servidor ‑que no participa‑ se ha puesto a contestar. Por obligada cortesía al señor Berzosa y porque también tiene uno su corazoncito.
He querido descubrir una brizna de negativa ironía en las palabras de Manuel Contreras cuando afirma que «esta Asociación no puede tener como único fin aquello de “actividades lúdico‑festivas” de entretenimiento para el personal (como por ejemplo lo próximo de Alcalá la Real…). Bien esta actividad concreta, pero no lo único (¿vale…?). Por cierto, recuerdo en este momento dos asuntos. El primero, el domicilio de la Asociación (artículo 3 del Estatuto)…».
Que yo sepa nadie ha hablado de eso, no ya como «único fin», sino ni siquiera como fin. Yo le daba sólo la categoría de procedimiento; pero es que, además ‑en esta ocasión‑, creí que sería estupendo que la Asociación acompañara al padre Villoslada en su nombramiento como Hijo Adoptivo de Alcalá. No eliminaba el orden del día: simplemente añadía nuevos motivos. Tampoco entiendo la alusión al artículo 3. Pero, dejémoslo estar porque, de verdad, no hay polémica.
Muy bien este debate sobre la Asociación: necesario y urgente; tal vez, ojalá, útil.
Decir, finalmente, que yo no participo de la creencia de que la “cosa” va mal; que el sólo encuentro amistoso ya sería suficiente; que la comunicación por internet la leo con atención y ganas; que no tengo ni un minuto de tiempo para distraerme, como sería mi deseo; y que el orden del día de Alcalá será el que queráis vosotros: yo sólo he hecho una sugerencia.
Si, además de celebrar la Asamblea como otros años, cambiamos de lugar y de restaurante, y asistimos al homenaje del fundador de la Safa, tal vez Alcalá pueda ser un referente que rompa ‑al menos un año‑ la monotonía de los tiempos vividos.
Y saludemos, gozosos, lo lúdico y festivo. Siempre me sorprendió la disociación entre teoría y práctica de aquel psicopedagogo que no cesaba de predicar aquello de «enseñar deleitando» y cada vez más su discurso aumentaba en el coñazo.
Pido expresamente disculpas por si alguien se siente molesto con esta opinión. No está en mis “fines”.
Cómo termina el cuento de Cortázar no os lo voy a contar.
Un abrazo, con cariño, para todos.
PD.
A medida que cumplía años me fui desnudando de dogmáticas y creencias; ahora sólo creo en algunos milagros. ¡Mira que si la convocatoria del padre Villoslada multiplicara los panes y los peces de nuestra Asociación!
Como dice bien nuestro presidente, en la cita de Alcalá habrá poco tiempo para deliberar. Pero si nosotros seguimos con este debate web, podremos llegar a las 459 opiniones, ponemos a trabajar a la directiva para que nos haga un esquema de las conclusiones y, ¡zas!, se expone en Alcalá en media hora. Luego, sólo queda ese peaso de conferensia de mi compañero de camarilla, Ilmo. Sr. D. Antonio Lara Pozuelo (Úbeda 1954 – 1963). Y, como dicen ahora, «resuelta la problemática». ¿A que es chupi piruli? Es una gran idea… Por eso soy consejá.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *