Una interesante vida novelada

Lo he escrito y dicho en más de una ocasión «cada persona es protagonista indiscutible, a lo largo de su corta o larga vida, de una historia más o menos interesante, sorprendente y entretenida, dependiendo -entre otros factores- de la pluma que la escriba; sobre todo, si sabe conjugar verdad con ficción, en proporciones adecuadas, para que salga una novela de corte moderno en la que el autor, protagonista o narrador quede bien retratado».
Viene esto a cuento porque acabo de leer pausada, pero ininterrumpidamente, la novela Las tres moradas de Antonio Lara Pozuelo, primer catedrático de literatura española en la Universidad de Lausanne (Suiza).


Llevo bastante tiempo conociendo a Antonio Lara Pozuelo gracias a la gran tahona educativa de la Safa de Úbeda; primeramente con la AAMSU (Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio de la Safa de Úbeda) y luego con los decisivos y gratificantes encuentros anuales de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Safa en la “Ciudad de los Cerros”, tan bien

comandada por Paco Bordés y su cohorte de contados colaboradores. Tuve la suerte -incluso- de estar en su preciosa casa, junto al lago de Ginebra, más conocido en español como lago Leman, y ser invitado a su mesa (por él y su amable esposa) juntamente con mi familia nuclear cuando estuve de viaje en Suiza hace unos años…


Entonces me estuvo enseñando Lausanne y me fue contando retazos de esta novela autobiográfica, tan bien planteada, (no sé si ya la tendría en mente), en la que valiéndose de las tres primeras personas del singular nos va relatando parte de su interesante y ajetreada vida como narrador-personaje, en una prosa sencilla, no exenta de valía y rigor literarios, así como de valioso documento histórico personal…
Sabía que A. Lara era excelso y prolífico poeta (y de los buenos), como declarado sonetista, habiéndonos regalado a toda la audiencia bastantes sonetos en la reuniones de los Antiguos Alumnos de la Safa, pues aparte de haberle leído muchos poemas en la antigua pagina web de AAMSU, durante los casi veinte años que estuvo al mando de José Mª Berzosa Sánchez, desconocía que también llevaba en su haber la facilidad para escribir una novela autobiográfica que impulsa a leerla de un tirón, porque en ella van algunas de las andanzas de este safista de pro que sabe contar maravillosamente lo que le ha ocurrido en las tres grandes etapas de su vida.


Lo echamos de mucho de menos cuando, en la pasada reunión de los Antiguos Alumnos de la Safa en Úbeda, no tuvimos la suerte de saludarlo y abrazarlo. Fue un aviso importante de que algo gordo debía pasarle para no venir a Úbeda, cuando siempre ha sido uno de los asistentes seguros y permanentes.
Ya tenemos todos los safistas (y también los que no lo son) otra obra a la que agarrarnos, de las muchas que van saliendo a la luz, en la que uno de sus alumnos más preclaros nos cuenta vicisitudes y anécdotas que no estaban escritas en los libros oficiales de la Institución Safa. Y es bueno saberlas y conocerlas. La verdad nos hará libres…
Les recomiendo la compra y lectura de su último libro Las tres moradas. Seguro que les va a cautivar su prosa agradable y amena, sus vicisitudes en Villanueva de Córdoba (su pueblo de nacimiento), la Safa de Úbeda y Fribourg (Suiza). No quedarán defraudados sino que -por el contrario- se dirán como yo «¿por qué no se prodigará más Antonio Lara, profesor honoris causa de la Universidad de Lausanne, para que sus lectores quedemos más que reconfortados?».
¡Que te mejores, Antonio! Queremos verte en Úbeda con tu alegre y comunicativa sonrisa, como siempre, en la próxima cita que tendremos todos los antiguos alumnos safistas a primeros de junio de 2023.
Un fuerte abrazo, amigo.
Sevilla, 14 de enero de 2023.
Fernando Sánchez Resa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *