Las chinitas, 7

21-11-2009.
NUESTRA PÁGINA WEB
Últimamente es una delicia visitar esta página web. Por fin hemos olvidado el “golpe a golpe” y parece que caminamos hacia el “verso a verso”, que cantaba nuestro colega, don Antonio Machado.

NO HAY QUIEN LO ENTIENDA
Cuanto más avanza el Partido Popular en intención de voto, menos valoran los votantes a don Mariano Rajoy.
PRINCIPIO
Todo ser inteligente actúa por un fin. Y, si además se trata de un político… ¡No digamos!
PREVENCIÓN
Si es cierta la frase «La verdad os hará libres…», ¡vaya futuro que nos espera!
NAVIDAD Y SEMANA SANTA
El Consejo Escolar de Cataluña ha enviado, al gobierno autonómico, una propuesta para llamar “vacaciones de invierno” y “vacaciones de primavera” a las vacaciones de Navidad y Semana Santa. Con la medida, tratan ‑según ellos‑ de no herir la sensibilidad de los ciudadanos de otras culturas. Cuando, a los ciudadanos “de otras culturas”, les preocupa tanto la cultura como a los miembros del Consejo Escolar de Cataluña. Dicen que les den trabajo. Lo agradecerán infinitamente más.
ECONOMÍA
Al retrasar un año el plazo para el Cumplimiento del Pacto de Estabilidad, doña Elena Salgado ha declarado: «Así podremos “ajustar” nuestra economía con más “holgura”». No sé qué opinaréis vosotros; pero a mí, eso de ajustar con holgura me suena a engordar, adelgazando; o a edificar, destruyendo.
PROMESAS ELECTORALES
Nos prometieron que España estaría en el «corazón de Europa». Alguien debería decir a nuestros gobernantes que el “corazón de Europa” no está en Somalia, Cuba, Bolivia o Venezuela.
EL MUY HONORABLE
Dice el señor Montilla: «Ni personas corruptas, ni personas que corrompan». La frase hubiera quedado más completa de haber añadido: “Ni políticos que consientan, ni periodistas que callen”. ¿Verdad?
¿QUÉ ES ESPAÑA?
«Lola Flores y Rocío Jurado, Franco y Buñuel, Monarquía y Almodóvar», ha declarado Bimba Bosé. Evidentemente, doña Bimba se olvida del flipe, el botellón, el Alcalde de Santa Coloma, “Pepe el Brujo”… y un infinito etcétera.
ARREPENTIMIENTO
Está de moda que los políticos, con frecuencia, nos pidan perdón a los electores. Es de agradecer; pero no deberían olvidar que para conseguir la absolución se precisa, además, un firme propósito de enmienda y, sobre todo, cumplir la penitencia. O sea, dimitir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *