Reflexión sobre un tema

21-03-2008.
Una reflexión sobre un tema que, desde fuera del sistema educativo, se está intentando caldear. Como docente que trabajo en ese nivel (3.º de ESO); porque conozco de primera mano el libro de texto elegido (José Antonio Marina, Editorial SM); y porque no he recibido ni una sola objeción de conciencia (sic), creo que puedo y debo opinar. Y los docentes somos los primeros que debemos rebelarnos ante una intromisión como ésta. ¿Qué será lo próximo: negar la teoría de la evolución?

Entrecomillo y asumo:
«Si yo fuera católico…
Por Rafael Díaz.

Si yo siguiera siendo católico, tampoco dejaría que mis hijos estudiaran Educación para la Ciudadanía. ¿Y por qué? Porque esta asignatura basa las relaciones interpersonales en el reconocimiento y respeto al otro; iguala al hombre y a la mujer en ámbitos como el trabajo y la familia; enseña a asumir responsabilidades; inculca valores de tolerancia, solidaridad, justicia, igualdad, ayuda mutua, cooperación, cultura de la paz. Porque les adoctrina en el respeto a los modos y costumbres diversas, sin dejar de lado el enfoque crítico de ciertas tradiciones o costumbres que están universalmente rechazadas por ir contra el ordenamiento internacional en lo referente a la protección de los derechos humanos. Porque en esa asignatura, además, están descritos principios de convivencia constitucional como la Protección Civil, la defensa al servicio de la paz y, por otro lado, la educación vial. Porque enseña a mi hijo a entender qué es ser ciudadano de un mundo global; a que entienda el funcionamiento de los servicios públicos dentro de los estados democráticos; los derechos y deberes recogidos en el ordenamiento internacional; la identificación de la violación de los derechos humanos y el funcionamiento de los tribunales internacionales en lo relativo a violación de esos derechos. Porque, además, se alienta la igualdad de derechos, el rechazo a las discriminaciones y el fomento de la solidaridad, el debate y el diálogo… Y porque todo esto atenta contra los principios y la moral de la jerarquía católica española.

Menos mal que no soy creyente».

Autor: José Luis Rodríguez Sánchez

Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de Magisterio de la SAFA de Úbeda (AAMSU)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *