090803-7

Coda para gentuza
¡Ay, caro amigo Larilla, compi del 63! Do you remember?
Naturaca que don Arturo tiene derecho a escribir lo que y como quiera, ¡faltaría plus!, pero no se trata de eso. Interesan ‑en mi opinión‑ cuestiones tales como el tufillo de autoridad moral supuesta en el autor de Esa gentuza, la patente de corso sin derecho a réplica, el ataque urbi et orbi a una institución democrática como es el Congreso (que sólo existe porque hay esos diputados, a los que se denigra de modo intolerante, general e indiscriminado) y ‑sobre todo‑ la finalidad del escrito. ¿Para qué escribe Alatriste semejante pieza? Eso por un lado. ¿Sólo para echar la pota?

Y por otro. Lo que yo he hecho ha sido calcar su escrito y mostrar (no demostrar) que puede aplicarse a todas las profesiones, grupos, sociedades y colectivos con la misma gratuidad y el mismo desparpajo que él lo hace. El escrito es suyo, no mío. Se lo dirijo a los escritores, porque él es escritor; prometo otro para los periodistas, porque él es periodista. Pero da igual: pongamos al empresario, al fontanero, al abogado o al vendedor de comestibles. Sí, eso de que en todas partes cuecen habas. Luego si sirve para todos y a todos es aplicable, ¿por qué se dirige a los diputados?
No es la primera vez que lo hace; ya ha dirigido varios panfletos en otras ocasiones y, muy especialmente, en asuntos de educación y enseñanza. ¿Qué pasa? ¿Que debe aceptarse que la “clase política” sea zarandeada por unos y por otros y maricón el último? Hay curas impresentables: ¿descalificamos a los sacerdotes? Hay madres que abandonan y matan a sus hijos: ¿eliminamos la grandeza de la maternidad? Se escriben libros muy malos: ¿anulamos el valor de la literatura…? Entonces, ¿a qué viene esta ofensiva?
Puedo estar equivocado, pero yo lo veo claro. El escrito es un atentado contra la democracia. Se lleva mucho ahora en escritores que, bajo su autorregalada acracia, son unos antidemócratas furibundos. Hasta Sánchez Dragó presume de ello (otro que bien baila). ¿Qué casualidad que escritos de este calibre aparezcan a montones en los medios más radicales de este país? Estamos hartos de leer descalificaciones, insultos, lecciones de ética en El Mundo, Libertad Digital, Intereconomía, La Razón, ABC, COPE, VEO, etc.
Mira, por ejemplo, el párrafo que subrayé, dirigido a la “clase política” (debe ser un chollo escribir en contra de ella). Apareció en El Mundo, un periódico mesurado y objetivo donde los haya. Dice así:
Está formada (la clase política) por ellos, los políticos, caciquillos de medio pelo, corrala de chusqueros, chupones de vecindario, mediocres peones, dormilones y palmeros bien pagados, bronquistas avinados, figurantes enchufados, analfabetos ascendidos, tropa sin oficio, particulares con dietario, caterva de ignorantes, pasotas infantiles, impresentables y ridículos…
¿Qué te parece? ¿Hay quien dé más? Libertad de expresión llaman a eso. ¿Contextualizamos también esto? ¿Te imaginas si un político escribiera algo parecido de los periodistas? Automáticamente saldrían todos, pregonando el intento de hacer callar “la voz de la prensa”, la censura, la inquisición…, ¿qué sé yo?
Don Arturo se sitúa por encima del bien y del mal y lanza un escrito que lo define. No, no pedirá perdón, porque gallitos sí que son estos escritores de la cresta ¿Por qué no nos cuenta él algunas de sus fechorías? ¿Pero no esas bravas de las que presume, sino las otras?
Y termino. Aquí, en Alcalá, hay un foro anónimo que pone verdes a los concejales (perdón, a los concejales del PSOE) y nos dicen lo que, por lo visto, hacen todos los políticos, o sea, no dar ni golpe, forrarse de billetes y enchufar a todos sus familiares. ¿Ves? El mismo discurso. Es gratis.
Contesté con el “Sueldo del concejal”, diciendo que dedicaba 35 horas semanales al despacho, 2 horas de media a representación en actos culturales (la mayoría en fines de semana), 2 horas más a comisiones, juntas de gobierno… y 3 horas a redactar escritos, manifiestos, discursos… Total, 42 horas a la semana. Les mandaba copia de la nómina de concejal: 688 €. Total, 3,10 € a la hora. ¿Tú crees que ha servido para algo?
Absolutamente para nada. Como si no lo hubiera escrito.
¡Cuidate, Antonio! Y vente p’acá, ahora que estás “reformado” (dicho en portugués). Hablaremos del elogio de la política. Y a los corruptos, vagos, inútiles y sinvergüenzas de la política, ¡a la calle! Pero a los de las cátedras, escrituras, negociantes y albañiles… también.
Un abrazo.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *