30 prosas de amor, 24

25-09-2012.

Era la libertad saliendo desbocada con el voto que nos hizo distintos, aquella luz de las urnas, con ese tiempo nuevo, nos devoraba a todos, tan limpios, tan ingenuos… como un vino nuevo cuando te embriaga.

Había un misterio en aquella altura, que me invitaba a romper la luz de los eternos y siderales espacios ocres, había un instinto de siembra nueva tras la aventura, el pueblo hablaba.

Sólo los vientos de aquel otoño tan invisible quemaron lentos el lento tedio, la lenta tarde pintó la aldea, como desierta, entre la nieve de foto ambigua por los recuerdos de la memoria ya envejecida.

Selene luna, luna lunera, en la terraza de fumadores.

 

donrafael@andaluciajunta.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *