Cosido a mano, 6

15-03-2012.

DETALLE


LOS DÁTILES COMIDOS POR LOS PÁJAROS,

sobre el suelo mojado del jardín,

son joyas arruinadas

que perdieron los jeques en su huida.

Los huesos, acaso la escritura

de la carne dorada,

lavados por la lluvia,

brillan.

Ya no vendrán los pájaros,

ya no vendrán los jeques,

ni los niños con dientes de desierto.

Sólo las hojas pobres

tendrán igual ternura

y cubrirán sus llagas

con telas vegetales.

juralopez42@msn.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *