«Dimanche á Paris»

31-10-2009.
«Para ser muy católico hay que ser francés».
(Bryce Echenique).
Suena a canción francesa
de Edith Piaff o Becaud,
a comedia italiana
de Sordi con Stoppa
y Claudia Cardinale,
a relato escolar

de alumnos de primero
del Liceo Moliére,
a apuntes de un pintor
de barrio en su rutina,
a croissant y café
bien caliente en invierno
en un bar de Montmartre.
París da mucho juego
y bien vale una misa
al alba en Sacre-Coeur:
tú, siempre arrodillada,
y yo, tibio católico,
mirando las vidrieras
y empapado de luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *