«Bouquet» de lilas

30-09-2009.
Has envuelto las horas
en un papel de seda
y has dado a la memoria
un ramo de arenisca
con lazos color sepia.
No es el aire de ahora
la antigua brisa aquella
que mecía las lilas.

Si las sombras se alargan
es pura contingencia
y, aunque los días pasen
con monótono ritmo
o cuentas de rosario,
en un momento dado
la luz será una espada
que taje en dos mitades
la naranja del tiempo.

En el centro del cofre
‑que otros llaman reloj‑
el tiempo desmenuza
las nueces del otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *