Versos sembrados, 9

01-09-2008.
 
79
 
Copliellas del neu Arcipreste…
 
Programa de Feria – 1980
Como modesto homenaje al Arcipreste alcalaíno.
 

(Agora que Alcalá de Benzayde es sennora e donna del suo fillo Juan Ruyz, acipreste de Fita, é queriedo fazer estas copliellas, a la mannera de las serranas de la Finojosa).
Con la salutación que lla se fiziera en el Libro:
«Fijos míos, mucho vos saluda uno que es de Alkalat».
 
1.
RRimar quiero, yuntadas, por ser de maestría,
las mis copliellas locas del llanto e la alegría
d’aqueste alcalaíno que se atreviera un día,
a fostigar los vitia en la quaderna vía.
 
2.
No me benefactum est el alirismo incensario,
rogo por elo a la Verge que me valga en el calvario,
e a mis coytados paisanos, do prestan su relicario,
una culpa mea pido por fablar en breviario.
 
RRima, rrima rymador, joglar de la joglaría,
que cavalgando al desterro esta sentezya scribía:
«Alcalá de la alka~aba, cristyana de morería,
otros tempos se avecinan; menos feudos, más dalguía».
 
3.
Contado me an los festum, la gestiella del sufijo,
mazzinger zeta e probeta, pixa del pixo, repijo,
villanos e serraniellas çiñeron el entresijo,
y la nobleça fidalga a los sus vasallos dijo:
 
RRima, rrima…
 
4.
Non est digno al letrado dirigir palabra niente,
dejallo en su atalaya, arrojallo de la mente,
qu’es un frustrada persona, una lengua de serpiente,
un lacayo criticastro del poblo nostro latente.
 
RRima, rrima, rymador…
 
5.
Los vasayos del sennor obedeziéronle presto,
y ansí que -cansado él vate- ante el grande manifiesto,
juró de su honrra luenga que messura ni rrespeto
faríanle más castigos. ¡Vive Dios que es cierto esto!
 
6.
Dixeron los prepotentes: A Sancta Madre, legión,
l’assumpta, la mercedaria, quissiedes con devozión,
y un poquiello de novenas, e pirotecnia un montón,
qu’el neu acipreste sufra el sesso de don Melón.
 
RRima, rrima, rymador…
 
7.
El Agosto terminó con la Cultural Xornada,
l’Hazienda, el Arte y la Escuela ovieron luenga pensada,
y el feudal en su alkazaba meció la testa cansada,
e propuso a donna Endrina: vino, solaz y pernada.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *