Alimentación, 1

06-09-2012.

Pedro Emilio ROSADO SALGADO (Licenciado en Veterinaria. Centro de Investigación La Orden. Junta de Extremadura).
Francisco PÉREZ ROJAS (Ingeniero Agrícola. Centro de Investigación La Orden. Junta de Extremadura).
Modesto SENERO FERNÁNDEZ (Analista de Laboratorio. Centro de Investigación La Orden. Junta de Extremadura).

Son varios los factores que influyen en la correcta alimentación de las pintadas; entre estos destaca la edad de los animales, el sexo y la utilidad que se le quiera dar al ave (futuros reproductores, reproductores y aves para producción de carne).

La presentación del pienso es recomendable hacerla en harina hasta las 2 semanas de edad; y, a partir de entonces, realizar el cambio progresivo a pienso granulado.

El crecimiento de la pintada se divide en tres periodos:

1.er periodo: desde el día 1 hasta la 4.ª semana.

2.o periodo: desde la 4.ª semana hasta la 8.ª (fig. 64).

3.er periodo: desde la 8.ª semana hasta la 14.ª, aproximadamente.

 
Fig. 64. Lote de pintadones en su parque de cría.

Manejo de la alimentación de los futuros reproductores

Es importante vigilar los pesos de los futuros reproductores en pollos, desde edades muy tempranas; para ello, es recomendable controlar el suministro de proteínas en la alimentación (piensos de baja proteína), con objeto de evitar el excesivo desarrollo de las jóvenes pintadas hembras. Este control en el aporte de proteínas permitirá en el futuro ahorrar en la ración de mantenimiento de las aves durante el periodo de puesta, y mejorar así los rendimientos. En el caso de estirpes de gallinas de puesta, los suministros de pienso antes y durante su etapa productiva están muy estudiados, pero en el caso de !a pintada, sucede lo contrario.

Las recomendaciones de alimentación para pintadas destinadas a la reproducción son las siguientes:

—Hasta las 6 semanas de edad, se proporciona un pienso de cría con 3 100 kcal EM/kg y 20% de PB (proteína bruta).

—A partir de las 6 semanas de edad, se utiliza un pienso con 2 700 kcal EM/kg y 18% de PB; se recomienda hacer un racionamiento del pienso a partir de la 13.ª semana de edad para evitar un excesivo engrasamiento de las futuras pintadas reproductoras, y conseguir así mejores rendimientos durante la puesta.

—Cumplidas las 23 semanas, las aves se alimentarán con un pienso que contenga 2 850 kcal EM/kg para las hembras y con 2 700 kcal EM/kg para los machos.

Durante la puesta, la alimentación debe ser ad líbitum, pero realizando un ligero racionamiento para evitar pesos excesivos que influyan negativamente en la puesta.

Según estudios realizados por el INRA (Francia), se puede concluir que la pintada, durante su período de crecimiento, reacciona a la alimentación como la gallina. Este tipo de manejo permite un mejor control de la velocidad de crecimiento, el ahorro de pienso es significativo y las consecuencias sobre la puesta y la fertilidad son favorables, práctica que permite evitar los depósitos adiposos de la hembra a partir de la edad de 10 semanas y reducir la mortalidad en el momento de la entrada en puesta. El ligero retardo de madurez sexual puede ser fácilmente compensado por el programa de alumbrado.

Un aspecto que es recomendable aplicar durante la cría de los reproductores es la separación de machos y hembras en parques distintos, para conseguir un lote más homogéneo y evitar la competencia de los machos sobre las hembras en las fases en las que la alimentación sea restrictiva.

Se puede concluir afirmando que, para conseguir un lote de reproductores con características óptimas, es necesario aplicar tanto un racionamiento cualitativo de pienso (restricción del aporte de proteínas), como cuantitativo, durante el crecimiento de las aves.

Alimentación de los reproductores de pintada

Los estudios realizados por el INRA en este tema han servido para determinar las necesidades en energía, proteínas, aminoácidos y minerales de los reproductores.

—Concentración energética de los regímenes.

La pintada reproductora disminuye su puesta, cuando los regímenes alimenticios presentan menos de 2 850 kcal/kg; además, la talla de los huevos producidos en el momento de la entrada en puesta es un poco menor.

—Necesidades en proteínas.

La cobertura óptima de las necesidades en proteínas de las pintadas reproductoras podría situarse en torno al 18% de proteínas y 2 853 kcal de energía metabolizable.

—Necesidades de fósforo.

Existe una necesidad específica de fósforo para mejorar la eclosividad de los huevos (en torno 0,4% de la ración).

—Necesidades de calcio.

El huevo de pintada se caracteriza por presentar una cáscara más gruesa que la del huevo de gallina; representa, aproximadamente, el 15% del peso del huevo, mientras que el de gallina representa el 9%.

Según diversos autores, el nivel de calcio en la dieta se debe situar en torno al 4%, aproximadamente. Las aportaciones extras de calcio en forma de conchilla no parecen tener un efecto significativo en la pintada, siendo preferible la aportación del calcio en la mezcla del pienso.

—Necesidades de manganeso.

Hoy se conoce que una deficiencia en manganeso en la alimentación de las pintadas (menos de 65 mgr/kg) provoca una caída de la tasa de nacimientos.

***

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *