30 prosas de amor, 15

07-08-2012.
Remonta hasta la mota doblando mi futuro que pasa por tus ojos, cuando ya no te guste lo que tienes, cierra los ojos y haz igual que entonces, tal vez notes que dura mi presencia cubierta de una vejez hermosa, me suelo repetir casi a diario que sin ti no soporto ni ese leve equilibrio que necesito para morir despacio, tan lentamente lento, como tortuga de aquiles.

Me despierta el insomnio de la noche, mi estrella preferida, y el médico me habla de paroxísticos vértigos, sin saber que me suda los güevos el presente, sí, sí, el presente, adelantando siempre los futuros posibles, llevabas en mi sueño unas zapatillas de mimbre con olor a vainilla, tal vez no comprendas lo que quiero decirte, amor en prosas, gitaneando flamencos.
Suena el móvil y me llega tu voz, me hablas hacia fuera, y yo te respondo con chirridos metálicos, silencio en las canciones pronunciadas por miedo, sé que podría haberlo hecho mejor, desnúdate, no quieres, desaparezco luego en este despacho de sal y onda cero, la única que se oye bien en este pueblo al que me arrimo para salvar mi alma de los nuevos pecados… muy cerca de mi nido, rincón de los poetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *