El milagro de la Virgen de Kazán

19-06-2010.
A todos mis amigos,
a los que no quiero darles la matraca
con miles de anécdotas
de mi viaje a Rusia
.

Jóvenes delante del Hermitage (San Petersburgo).

San Petersburgo es una de las ciudades más bellas del mundo. Al visitante le puede sorprender el Hermitage, sus catedrales, malecones, palacios, jardines… Todo es grande y esplendoroso, pero lo que realmente distingue a esta ciudad son sus mujeres. Es probable que las eslavas sean las más bellas del mundo, y San Petersburgo está lleno de jóvenes preciosas y con unas piernas, cuyas minifaldas permiten contemplar, mucho más estilizadas por los zapatos de tacón que usan.

Pasear por la avenida Nevski y encontrarse rodeado por cientos de rusas a cual más atractiva es un espectáculo para no olvidar; pero lo que no se puede ni sospechar es que, muy cerca de allí, al entrar en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, esas mismas jovencitas, con los cabellos cubiertos por un tul y llevando en su mano una vela encendida, se postran delante de un icono de la Virgen y besan el suelo.
Parece increíble contemplar un fenómeno de tal religiosidad ligado a la juventud en el siglo XXI. Mucho más en este país, en el cual, durante casi un siglo, la Unión Soviética tuvo como objetivo aniquilar la religión.
Tenemos numerosos casos en la historia de que un elemento fundamental en la cultura de los pueblos, como es el idioma, ha podido ser erradicado y sustituido por otro en menos de cien años de acción programada; en cambio, el sentimiento religioso de la juventud rusa no ha podido ser doblegado, a pesar de las terribles persecuciones que durante el siglo XX se produjeron en la Unión Soviética.
Los especialistas en evolución cerebral no se ponen de acuerdo en determinar la etiología del sentimiento religioso. Marx dijo un día que La religión es el opio del pueblo, frase que a mí siempre me pareció una de esas cagaditas que suelen producir los genios, probablemente para que no olvidemos que pertenecen al género humano. Ahora, en cambio, estoy convencido de que es acertadísima. El sentimiento religioso está resultando ser una medicina salvífica, elegida libremente por el pueblo contra la falsedad de las ideologías, la impudicia de los políticos y las canalladas de los poderosos.
Icono de la Virgen en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán (San Petersburgo).
Existe una tradición en San Petersburgo de que quien pone una vela a la Virgen de Kazán vuelve otra vez a visitarla. ¡Yo le encendí una! ¿Seguirá estando –todavía‑ la catedral, llena de jóvenes rusas con minifalda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *