«Alatriste», una triste promoción para Úbeda y Baeza

12-12-2008.
En la pasada Feria Internacional de Turismo (Fitur) celebrada en Madrid, el conjunto Úbeda‑Baeza, Patrimonio de la Humanidad, ha tenido representación en dos estandes diferentes. Uno ha sido patrocinado por la Diputación Provincial (gobernada por el Partido Socialista); y el otro ha corrido a cargo de los respectivos ayuntamientos (gobernados por el Partido Popular).

Con este hecho, los gobernantes de dichas instituciones nos ponen la situación de tal manera que parece que nos invitan a la crítica, porque dejan translucir las profundas diferencias que existen entre los dos grandes partidos políticos con opción de gobierno, PP y PSOE. Diferencias que se mantienen, lamentablemente, incluso para promocionar un bien común como es el dar a conocer en esta muestra internacional el indiscutible atractivo turístico de nuestras ciudades Patrimonio de la Humanidad.
Cuánto más hubiera valido haber unido esfuerzos, haber dejado a un lado las diferencias y haber hecho prevalecer el interés de nuestras ciudades, antes que ningún otro. Con un sólo estand se habría ganado en grandiosidad y, consiguientemente, se habría dado más categoría y, sobre todo, no se habría dado la imagen de división tan deplorable que se ha transmitido. En cualquier caso, creo que se debe felicitar la participación en Fitur, porque “lo cortés no quita lo valiente”. Aunque es aconsejable aprender de los errores.
Y hablando de errores, y si alguien no lo remedia, creo que se va a cometer uno de grandes proporciones. Se trata de la “feliz” ocurrencia de utilizar el film de Alatriste para promocionar turísticamente a Úbeda y Baeza. Ya se han dado los primeros pasos con la productora para trazar las rutas del capitán Alatriste por los respectivos conjuntos monumentales de ambas ciudades.
Parece totalmente incomprensible, cuando no descabellado, que se quiera utilizar para promocionar estas dos joyas monumentales este largometraje, quizá cogiendo como ejemplo el efecto que ha causado El señor de los anillos en Nueva Zelanda, donde han aumentado un 30% las visitas al país. ¡Qué más quisiéramos nosotros! Tratar de extrapolar el fenómeno de Nueva Zelanda, al de Alatriste en Úbeda-Baeza, como lo ha hecho nuestra ínclita diputada de turismo Ángeles Ferriz, es francamente tener una idea bastante distorsionada y muy alejada de la realidad de las cosas, como la distancia que nos separa de las mismísimas antípodas antes mencionadas.
A Alatriste no se le puede conceder ni la categoría de mediocre. Recordemos el batacazo que ha sufrido con los “Goya”, donde no se ha obtenido siquiera una triste mención. Mejor no hablar de los “Óscar”. Es una película española que no llega al aprobado, ni en la dirección, ni en el guión, ni en la interpretación, ni en nada, a pesar de haber sido la que más dinero ha costado hacer, hasta la fecha. Utilizar a Alatriste para promocionar a Úbeda y Baeza (incluso a la provincia, como algunos encandilados pretenden) es un auténtico despropósito; y está dentro de lo probable que se obtenga el efecto contrario, ya que, quien la vea, lo último que pensará será venir a visitarlas.
Esta iniciativa revela, una vez más, un rasgo muy característico de nuestra auténtica personalidad “ubedí”: la baja estima de todo lo nuestro. Por otra parte, es conveniente dejar muy claro que esta crítica no quita el rendir tributo y brindar el mayor de los respetos a quienes han trabajado en la película, en la que, sin la menor duda, han puesto su mejor voluntad, pero no han logrado un buen resultado; al igual que a los periodistas no les salen bien todos los artículos, ni a los toreros les salen bien todas las faenas, ni a los escultores, ni a los médicos, ni a los fontaneros…, aunque todos pongan lo mejor de sí mismos.
Alatriste es una triste película y un pobre recurso para promocionar estas dos ciudades Patrimonio de la Humanidad. Enhorabuena a la productora, porque sin duda será la más beneficiada en este negocio, ya que será la que se promocione utilizando a Úbeda y Baeza. Por tanto, sería justo, señores alcaldes de ambas ciudades, que solicitaran a la productora alguna aportación económica por la promoción que le va a suponer a la película utilizar a estas dos ciudades hermanas, Patrimonio de la Humanidad.
Publicado el 11 febrero 2007
en Úbeda, Información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *