Rasgos de la comunicación

La comunicación es un hecho esencial en el hombre, que lo define y distingue del resto de los animales. No sabemos cómo y cuándo, pero hubo un antepasado nuestro que fue capaz de crear conceptos en su mente y que supo transmitirlos a través del gesto. A aquel animal se le llamó homo, que equivale a ‘racional’, para diferenciarlo de los que no sabían transmitir su pensamiento.
Posteriormente, el homo fue capaz de unir la palabra al concepto y de transmitirlo oralmente. A este homo se le denominó sapiens, que en latín significa ‘inteligente’, porque sus conceptos se agudizaban, se multiplicaban, y le convenía dar a cada uno su referencia oral inconfundible.

Esta característica es fundamental para el ser humano. Toda su vida se apoya en la comunicación (oral, escrita, gráfica, melódica, gestual, braille…). Gracias a esta necesidad comunicativa humana, se han inventado los Medios de Comunicación: libros, prensa, radio, televisión, internet… A ellos acudimos, confiados, según nuestros gustos y necesidades. Pero conviene recapacitar un poco.
Las personas necesitamos comunicarnos para tomar decisiones, para crear nuestro estado de opinión, para informarnos, para satisfacer nuestra curiosidad… De pequeños, hemos tenido que escuchar a nuestros padres y obedecerles, porque pensábamos que nos daban una buena información u opinión. Posteriormente, nuestros maestros han ocupado esa misma parcela, porque nuestra personalidad era aún inmadura, y nadie nos había advertido de la existencia de la manipulación [«3. tr. Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares». DRAE.]. Es en la adolescencia donde, por nuestro incipiente independentismo psicológico, oímos diferentes versiones sobre actitudes, comportamientos, creencias… que nos empiezan a seducir. Eso hace que nos desconectemos de nuestro sumiso ambiente familiar y escolar, y que nos convirtamos en jóvenes rebeldes.
Pasan los años y continuamos contrastando dichas comunicaciones, hasta que decidimos volver al entorno familiar y escolar porque, aunque ellos nos hayan dado algunos equivocados consejos, estamos convencidos de que siempre lo han hecho de buena fe. Volvemos a respetarlos; aunque nunca hemos dejado de quererlos.
Éste es el quid de la comunicación: realizarla con buena intención. Si se hace con mala idea, nos rebelamos cuando la descubrimos y, consecuentemente, desacreditamos a nuestro interlocutor. Esto es lo que ocurre con los medios de comunicación que oímos, leemos o vemos: somos sus partidarios, si en principio estamos de acuerdo con sus planteamientos e intereses. No ponemos en duda su buena intención, igual que hacíamos con nuestros padres y maestros.
Sin embargo, algunos medios no actúan como nuestros educadores: puede que nos estén manipulando sutilmente y no nos hayamos dado cuenta. ¿Qué hacer, pues? Siempre conviene contrastar opiniones y sentimientos, porque las ideas y las actitudes no son inalterables; porque los intereses personales suelen hacer cambiar la opinión; porque la opinión verdadera no está siempre en el mismo referente. Debemos buscar el tarro de la verdad, según estas pistas que describo.
Hay cinco tipos de comunicación:
  • La Información es una manera objetiva de comunicarse. Si necesito saber algo, pregunto, leo, escucho… y adquiero el conocimiento justo y necesario de lo que ha ocurrido, puede suceder o me interesa saber.
  • La Opinión es una forma normal de comunicarse. La mayoría de las actitudes y comportamientos son cuestionables, según las diferentes varas de medir que nos dan la cultura, los estudios, los sentimientos, las creencias y el carácter personal. Contrastar ideas es siempre positivo, porque nos ayuda a descubrir aquellos valores que no somos capaces de reconocer desde nuestra perspectiva.
  • La Ocultación es una manera astuta de comunicarse. Si yo no cuento todo lo que pasa, ha pasado o puede pasar; si oculto matices e intereses de parte; si callo algunos aspectos poco agradables, o todo… actúo como un comunicador hábil que encubre la verdad, con fines subjetivos o partidistas.
  • La Simulación es una forma deshonesta de comunicarse. Si el comunicador altera matizadamente la causa, la índole o la intención de un comportamiento o de un rendimiento, está manipulando la verdad. La simulación trata de callar los defectos y de aumentar las virtudes del objeto comunicativo, con la intención de hacérnoslo atractivo. Es lo que ocurre con la propaganda de algunos productos comerciales, llevado al comportamiento humano.
  • La Deformación es una forma malvada de comunicarse. Se trata de dar una interpretación forzada o errónea a palabras, comportamientos, condiciones o acontecimientos.
El comunicador es inteligente y sabe que, normalmente, no puede usar la deformación, porque se descubre fácilmente y le haría perder toda su credibilidad. Sólo la utiliza cuando habla con partidarios suyos, de los que sabe que no va a recibir críticas ni aversiones.
El comunicador maneja con normalidad las otras cuatro alternativas. De ellas, usa sutilmente la ocultación y la simulación; y la única forma que tenemos de descubrir su presencia está en el contraste de pareceres a través de diferentes medios, con ideología diferente.
Claro, si tú eres de una ideología determinada y no se te ocurre escuchar lo que te cuentan los de enfrente, conviertes el problema en tuyo; porque te crees en posesión de la verdad.
Por favor, contrasta diferentes medios ideológicos en noticias de interés político, que son las más partidistas, y verás cómo tengo razón.

Ejemplo:

ABC
Tras la retirada de Santiago
Llamazares, reelegido coordinador general de IU con el 53 por ciento de los votos

DIARIO CRÍTICO
Sesión de clausura de la VIII Asamblea de IU
La Asamblea reelige a Llamazares pero acaba con el presidencialismo en IU

EL MUNDO
ABUCHEOS Y APLAUSOS TRAS LA VOTACIÓN
Llamazares, reelegido coordinador general de IU en medio de una profunda división

EL PAÍS
VIII ASAMBLEA EXTRAORDINARIA DE IU
Izquierda Unida revalida el liderazgo de Llamazares entre fuertes disputas internas

LIBERTAD DIGITAL
DISPUTAS ENTRE LAS CANDIDATURAS Y RETIRADA DE SANTIAGO
Llamazares es reelegido coordinador general de IU entre gritos de «fuera, fuera»

Publicado el 12-12-2004.
(274 lecturas en la anterior página web).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *