Recuerdos de la SAFA – 19: Los paseos del domingo

Recuerdos de la SAFA – 19:  Los paseos de los domingos

Cuando salíamos de paseo al pueblo hacíamos el mismo recorrido que los sábados: todos en grupo hasta el Hospital de Santiago siguiendo por calle Nueva, donde nos parábamos ante el escaparate de la pastelería. Aunque estábamos recién comidos, no dejábamos de suspirar por esas joyas llenas de crema pastelera, merengue o azúcar glasé que se exhibían ante nuestros ojos. Un poco más adelante, la tienda de fotos de Bujez, donde mirábamos con cierto recochineo los reportajes de bodas o los niños de primera comunión. Ya en la Plaza del General Saro, parada en los carrillos de Los Portalillos, sobre todo en el de Paco, que nos esperaba, siempre concienzudo y dicharachero, con su transistor encendido y sintonizado el “Carrusel deportivo” para informarnos de los resultados de los partidos de fútbol que se jugaban aquella tarde. Madridista acérrimo, para él ni el Bilbao ni el Barcelona tenían aquel año nada que hacer, pues el Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento, con los nuevos Amancio y Velázquez,  volvería a arrasar en la Liga y en la Copa, como todos los años.

Plaza del General Saro, antes del Generalísimo Franco, década de 1940

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 19: Los paseos del domingo»

Recuerdos de la SAFA – 18: ¡Por fin ya es domingo!

Recuerdos de la SAFA – 18: ¡Por fin ya es domingo!

El domingo llegó, con su promesa de un día sin clases ni estudios, y que suponíamos de asueto y jolgorio, como cuando estábamos en nuestro pueblo. Pronto me di cuenta que de eso nada de nada.

Plaza del General Saro, década de 1940

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 18: ¡Por fin ya es domingo!»

Recuerdos de la SAFA – 17: La enfermería II

Recuerdos de un safista –  17: La enfermería II

A la mañana siguiente de mi primera noche en la enfermería me pasaron a una habitación normal, de dos camas, donde estaba un chico de la Primera División, al que habían operado del estómago hacía tres o cuatro días, y lo tenían a dieta blanda desde entonces. Yo le conocía de vista, porque era uno de los tenores del coro y era jugador de baloncesto. No era muy hablador, pero bastante ocurrente cuando yo le preguntaba cosas del colegio, dada su veteranía. Había entrado a estudiar Magisterio con el Plan antiguo, el propio de la SAFA, y me explicó el largo proceso que había seguido:

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 17: La enfermería II»

Recuerdos de la SAFA – 16: La enfermería – I

Recuerdos de un safista – 16 : La enfermería I

 En el colegio no podía faltar la enfermería, lugar imprescindible para atender los problemas de salud más elementales. No tenía muy claro qué sería eso, pues venía de un pueblo en el que la única dotación sanitaria existente era la “Casa de Socorro”, un local municipal alicatado, donde pasaba consulta un médico dos o tres mañanas, y algunas tardes aparecía un “practicante” (así le llamábamos, el nombre ya hablaba a las claras de su pericia) para poner las inyecciones.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 16: La enfermería – I»

Recuerdos de la SAFA – 15: Las lecturas II

Recuerdos de un safista  – 15: Las lecturas II

En estos cursos iniciales, nuestras lecturas y nuestras clases de historia nos llevaban a destacar personajes como Viriato, El Cid, Fernando III el Santo, los Reyes Católicos, Felipe II, los conquistadores y los héroes del 2 de Mayo. Y ya está, el resto era un páramo. Desde la Guerra de la Independencia a nuestros días había un enorme vacío, sin ningún nombre por ninguna causa. Parecía que en España no había pasado nada ni había surgido nadie relevante hasta llegar a la figura hiperlaudatoria de Franco.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 15: Las lecturas II»

Recuerdos de la SAFA – 14: Las lecturas I

Recuerdos de un safista  – 14: Las lecturas I

El estudio se hacía tedioso. El día amaneció lluvioso y aunque no habían llegado los fríos polares que tanto nos harían padecer, todos nos frotábamos las manos y nos soplábamos la punta de los dedos. Durante el recreo, apenas pudimos salir de los porches por la lluvia. Terminó la hora de estudio y tocaba clase de nuevo. Ahora no hizo falta que nos separáramos los Delineantes de los Mecánicos y Electricistas, pues iba de Lengua Española. El profesor, el Padre G. nos explicó que una parte importante de la materia serían las habilidades lectoras y escritoras. O sea, que teníamos que leer cada mes algunos de los libros que nos recomendara, y redactar narraciones cortas, de dos páginas, en nuestros cuadernos, de temáticas inventadas, basadas en hechos inventados o inducidos por las mismas lecturas.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 14: Las lecturas I»

Recuerdos de la SAFA – 13: ¡Ya es sábado!

Recuerdos de un safista  –  13: ¡Ya es sábado!

Todas las semanas esperábamos la llegada del sábado porque significaba un cierto descanso en la apretada agenda diaria, aunque por la mañana había algunas clases y estudios, y sobre todo porque nos permitía una breve salida al exterior. En 2º de Pre era muy breve y muy controlada, pero en Oficialía ya se hacía algo más larga y, sobre todo, no sentíamos en el cogote el aliento del cura.

En el primer año de internado salíamos todos juntos en un grupo único, dentro del cual se iban formando grupos más pequeños, de cuatro o cinco, por las amistades existentes o sobrevenidas. El recorrido era repetido semana tras semana: la Avenida Cristo Rey del Colegio hasta el Hospital de Santiago, la calle Nueva – donde era parada obligatoria el escaparate de la pastelería, al que pegábamos nuestra nariz y nuestros ojos, alimentando nuestra imaginación con aquellas golosinas que nos deslumbraban al otro lado del cristal -, entonces con tráfico rodado, hasta llegar a la Plaza del General Saro, donde nos parábamos un momento y nos acercábamos a los carrillos de los Portalillos para comprar pipas y algunos, de forma subrepticia, un par de cigarrillos Celtas o Bisontes (según su solvencia económica), que luego, en el tranquilo paseo por la calle Cava trataban de fumarse en los jardines abandonados de los laterales del mirador del Alférez Rojas Navarrete.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 13: ¡Ya es sábado!»

Recuerdos de la SAFA – 12: A talleres

Recuerdos de un safista – 12: A talleres

Ayer nos avisaron que hoy no iremos a clases teóricas, sino que empezaremos nuestra formación específica, para lo que estaremos todo el día en los talleres. Entre otras cuestiones, nos han dicho que llevemos los monos, pues es obligatorio su uso, y que ya nos darán instrucciones sobre el resto de los elementos de trabajo. Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 12: A talleres»

Recuerdos de la SAFA – 11: La cena y el rezo

Recuerdos de un safista – 11: La cena y el rezo

Tras todo un día de clases, estudios y muchas novedades para unos  niños que era la primera vez que salíamos de casa, la jornada escolar había llegado a su fin. Guardamos nuestras escasas cosas en el cajón que había debajo del tablero de nuestros pupitres, que se levantaba con un gozne algo chirriante, y nos pusimos de pie. A la voz del Hermano P. formamos la fila y salimos al pasillo. Ya no quedaba en el edificio ningún curso superior a nosotros, por lo que no tuvimos que ceder el paso a otro grupo y nos dirigimos al comedor. Volvimos a hacer el mismo recorrido que a mediodía, saliendo al distribuidor del edificio de clases, bajando a la planta inferior y siguiendo un largo pasillo sin ventanas hasta enfilar el pasillo alicatado en amarillo ocre de los comedores.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 11: La cena y el rezo»

Recuerdos de la SAFA – 10: La clase de Religión

Recuerdos de un safista – 10: La clase de Religión

Tras el largo recreo de la tarde, volvimos subiendo por la escalera interior del bloque de clases, como siempre en dos filas y en absoluto silencio.

Al llegar al distribuidor, un cura grandote, con gafas de pasta y pelo crespo cortado al cepillo paró al Hermano Peco y le dijo que pronto iría a darnos una charla. Nos indicó que siguiéramos andando hacia la clase, pero su aspecto y la autoridad que emanaban su voz y su porte me hizo que lo mirase con atención redoblada incluso mientras iba caminando por el pasillo de aulas. Poco podía yo suponer que aquel cura sería mi peculiar azote, que me alteraría el sueño más de una vez, y que incluso llegaría a firmar mi expulsión del Centro. Pero no anticipemos acontecimientos, que ya habrá lugar para narrar penurias.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 10: La clase de Religión»