Recuerdos de la SAFA – 5. La primera clase

La primera clase, de Matemáticas, marchó bien, sobre todo para alguien como yo que no tenía especial predilección por los números, por no decir que no los tragaba en absoluto. Pero Don B. explicó los polinomios de una manera que yo los entendía según los escribía en la pizarra. Y eso no me había pasado nunca.

Con su vozarrón enunciaba los elementos, los escribía y nos miraba con sus ojos oscuros que penetraban en nuestras mentes, y decía “¿Lo habéis entendido?” Y la verdad es que sí, lo entendía todo. Pero cuando empezamos a multiplicar, dividir y reducir polinomios, ya empecé a ver chiribitas en la pizarra… Yo tomaba notas aceleradas en mi bloc, para no perderme nada.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 5. La primera clase»

Recuerdos de la SAFA – 4. Vamos a clase

Hoy debería estar en Úbeda, celebrando con mis compañeros de clase el reencuentro cincuenta años después de despedirnos en la explanada de la SAFA, cada uno a su destino, fuese éste el que fuese. Y no son los recuerdos de ese último día, sino los del primero los que se amontonan desordenadamente en mi memoria, y el tiempo transcurrido hace que se mezclen con otros similares pero acaecidos años después.

Ese día primero lo abordamos con los ojos muy abiertos, con un plus de contención e incluso temor, porque todo era nuevo para nosotros. Pero sobre todo, al menos para mí, todo tenía unas dimensiones que me desbordaban: el dormitorio, la iglesia, el comedor, los pasillos,… todo era desproporcionado y severo, apabullante y llamativo. Intentaba comentar todo esto con los únicos amigos que tenía hasta ese momento, los dos que vinieron conmigo desde la SAFA de Riotinto, el chispeante N. y el formal S.G. Pero los dos estaban tan impactados como yo, y poco más podíamos decir de “¡Mira qué…!”

Ese primer día dedicamos el primer tramo horario a recibir instrucciones y a conocer las normas de la casa. Lo primero, el horario. Y vimos que empezaríamos temprano todos los días (a las 7:15), salvo los domingos (suspiro de alivio) que nos levantaríamos… a las 8:00 (puf!!). Los sábados era algo distinto: las mañanas como cualquier día, pero las tardes se apretaban un poco para permitir un breve paseo de poco más de hora y media.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 4. Vamos a clase»

Recuerdos de la SAFA – 3. El comedor

Recuerdos de un safista – 3. El comedor

Tras la que me pareció interminable misa, formamos filas, dejando salir antes a los mayores, con lo que nos quedamos casi los últimos. Nos llevaron al comedor, bajando unas escaleras y atravesando un largo pasillo con ventanas a nuestra izquierda, que daban a un patio donde había unas canastas de baloncesto.

Entramos en un comedor enorme, con mesas de ocho, donde hay colocadas unas tazas de duralex y unos platos verdes de plástico. Sentados por riguroso orden, esperamos en total silencio a que unos niños mayores que nosotros repartan trozos de pan mientras otros cargan con unas enormes cafeteras metálicas, y van sirviendo un líquido oscuro y humeante, que me supo a algo intermedio entre un jarabe y un sopicaldo de hierbas. Eso sí, estaba calentito.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 3. El comedor»

Recuerdos de la SAFA – 2. La misa.

Recuerdos de un safista – 2. La misa.

Esa primera noche en Úbeda se me hizo muy corta: cuando creía haber cogido el sueño (o eso me pareció a mí), un estruendo me despertó: el Hermano P. se movía por el pasillo instándonos a salir de la cama y vestirnos, pues en pocos minutos teníamos misa. ¿Misa? , ¿misa hoy, martes?, nos preguntábamos unos a otros. Un chico de Villanueva, ya experto en estas lides, nos musitó: sí, sí… En ese momento no podía imaginarme cuántos cientos de Glorias y de Kyrie Eleison me iba a tragar…

Había unos lavabos junto a la entrada, donde medio adormilados nos chapuzamos la cara y las manos, y corriendo nos colocaron en fila. Esto no era tanta novedad para mí, pues en la escuela se hacían filas para entrar y salir, pero no podía imaginar la precisión y marcialidad que llegaríamos a alcanzar en la SAFA. Nos dijeron: ¡ordenarse por estatura! Yo miré aquí y allá, y cuál no fue mi sorpresa al ver que tenía el dudoso honor de encabezar las filas con otro compañero de Montellano: éramos los más bajitos.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 2. La misa.»

Recuerdos de la SAFA 1 : A resultas de un aniversario

A la hora de escribir estas líneas, debería estar preparando los detalles de un deseado viaje a Úbeda. Cosas sencillas: confirmar la reserva del hotel, mirar si hay alguna actividad interesante en esas fechas, buscar en las redes comentarios sobre algunos restaurantes para catar sus delicias, mandar algunos whatsapp a los amigos para quedar… Pero nada de eso se da ahora: una pandemia mundial ha borrado esas expectativas.

Íbamos a celebrar el 50º aniversario de haber terminado los estudios, y pensando, pensando me ha venido a las mientes cómo los había empezado.

Aún con cierta niebla en la memoria, recuerdo que mi primera imagen de Úbeda fue un muro de piedra con una verja metálica, una iglesia con un enorme mural en relieve, una explanada de tierra y un edificio con un arco de entrada. Era de noche y hacía frío, para ser principios de octubre. De pie, aferrando mi maleta de cartón con una soga atada para evitar que se abriera, esperaba que me indicasen qué hacer y a dónde ir. Miraba con los ojos como platos ese edificio y estaba muy atento a los compañeros mayores que yo, que se movían con envidiable soltura.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA 1 : A resultas de un aniversario»

El dinero de la Caja B

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

El teléfono del pasillo no paraba de sonar. Minutos antes me habían expulsado de clase, por gamberrete, y abrí la puerta con ganas de jaleo.

―Don Fernando: ¿Puedo coger el teléfono? ―risas contenidas—.

―Sí, cógelo ―rumor, jolgorio y expectación—.

Atendí la llamada, volví a abrir interrumpiendo la clase, y pregunté:

―Dice el Prefecto que si puedo bajar a su despacho. Continuar leyendo «El dinero de la Caja B»

El dinero de la Caja B

Por Dionisio Rodríguez Mejías.

El teléfono del pasillo no paraba de sonar. Minutos antes me habían expulsado de clase, por gamberrete, y abrí la puerta con ganas de jaleo.

―Don Fernando: ¿Puedo coger el teléfono? ―risas contenidas—.

―Sí, cógelo ―rumor, jolgorio y expectación—.

Atendí la llamada, volví a abrir interrumpiendo la clase, y pregunté:

―Dice el Prefecto que si puedo bajar a su despacho.

―No se dice «el Prefecto», sino «el padre Prefecto de estudios y disciplina» ―me rectificaba con rimbombancia—.

―Perdón, don Fernando ―insistía yo―. ¿Me da usted permiso para ir al despacho del padre Prefecto de estudios y disciplina?

―¡Márchate inmediatamente! ―carcajadas y trifulca general—.

Continuar leyendo «El dinero de la Caja B»

¡Aquel baile de disfraces…!

Ahora que me encuentro jubilado, me vienen a la memoria (con relativa frecuencia) diversos momentos estelares de los tres años que disfruté, haciendo la carrera de magisterio, en la Safa de Úbeda (Jaén): realización de varias obras de teatro, en el recién estrenado salón de actos; diversos y soñados viajes deportivos provinciales; clases magistrales irrepetibles; puestas en común, gloriosas y divertidas; dinámicas de grupo, recónditas e inquietantes; prácticas escolares ilusionantes; escarceos amorosos y amigables que nunca se olvidarán; viaje de estudios… Continuar leyendo «¡Aquel baile de disfraces…!»

Tiempos fundacionales, y 9

Sembrando escuelas por Andalucía

Andújar

Fue fundado en 1941 y está considerado el segundo centro de la Fundación en importancia, por la amplitud de sus edificios, por la extensión de sus terrenos y por tener el segundo gran internado de la Obra.

Baena

Fue fundado en 1942. En ningún otro centro de la Institución fueron atendidos los estudios de Bachillerato como en Baena. Mayores dificultades encontró la Primera Enseñanza, porque los padres utilizaban a sus hijos en el trabajo agrícola.

Villacarrillo

En enero de 1943 comenzó a impartir Enseñanza Primaria en una clase. Al mes siguiente abrió otra. Y a finales del curso se abrió una tercera clase. Fue una inauguración en varias etapas, según se iban terminando las obras. Por eso, en el curso siguiente se abrió una cuarta clase, creándose oficialmente cinco secciones de niños y una de niñas. En 1950 se trasladaron a un nuevo edificio.

Continuar leyendo «Tiempos fundacionales, y 9»

Tiempos fundacionales, 8

VI. LA PEDAGOGÍA DE LA INSTITUCIÓN EN LOS PRIMEROS TIEMPOS

LAS ASAMBLEAS PEDAGÓGICAS

1) Tenían para el padre Villoslada un triple fin:

a) Los maestros de la Institución se iban conociendo y adquiriendo un ambiente familiar.

b) Permitía dictar normas, asentar criterios y difundir el carácter propio de la Institución.

c) La intervención de conferenciantes y ponentes cualificados renovaba la pedagogía y la didáctica de la Enseñanza Primaria y difundía nuevas técnicas.

2) Estas reuniones se venían celebrando desde 1941, de manera informal, después de los Ejercicios Espirituales anuales. En 1951 se celebraron la primera y segunda asambleas (en enero y en septiembre). En septiembre de 1952 se celebró la tercera, con gran asistencia de maestros. Y la cuarta, en septiembre de 1953.

Continuar leyendo «Tiempos fundacionales, 8»