Recuerdos de la SAFA – 13: ¡Ya es sábado!

Recuerdos de un safista  –  13: ¡Ya es sábado!

Todas las semanas esperábamos la llegada del sábado porque significaba un cierto descanso en la apretada agenda diaria, aunque por la mañana había algunas clases y estudios, y sobre todo porque nos permitía una breve salida al exterior. En 2º de Pre era muy breve y muy controlada, pero en Oficialía ya se hacía algo más larga y, sobre todo, no sentíamos en el cogote el aliento del cura.

En el primer año de internado salíamos todos juntos en un grupo único, dentro del cual se iban formando grupos más pequeños, de cuatro o cinco, por las amistades existentes o sobrevenidas. El recorrido era repetido semana tras semana: la Avenida Cristo Rey del Colegio hasta el Hospital de Santiago, la calle Nueva – donde era parada obligatoria el escaparate de la pastelería, al que pegábamos nuestra nariz y nuestros ojos, alimentando nuestra imaginación con aquellas golosinas que nos deslumbraban al otro lado del cristal -, entonces con tráfico rodado, hasta llegar a la Plaza del General Saro, donde nos parábamos un momento y nos acercábamos a los carrillos de los Portalillos para comprar pipas y algunos, de forma subrepticia, un par de cigarrillos Celtas o Bisontes (según su solvencia económica), que luego, en el tranquilo paseo por la calle Cava trataban de fumarse en los jardines abandonados de los laterales del mirador del Alférez Rojas Navarrete.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 13: ¡Ya es sábado!»

Mi primer año de vida


Hoy -precisamente- hace un año que vine al mundo, gracias a mi querida mamaíta, especialmente, en un parto natural del que yo nunca tendré memoria consciente (pero sí ella -sobre todo-; y su entorno); ya que ambos no olvidaremos jamás aquellos momentos cruciales de nuestras vidas, aunque yo los sabré realmente por las veces que me lo contará ella, en un futuro; y, también, por las dulces y dolorosas sensaciones físicas y emocionales que le provoqué; bueno, que nos provocamos mutuamente.
Mas es tan tierno y lindo estar nueve meses dentro de una madre y salir al exterior para conocerla en vivo y en directo que no tengo más remedio que referirlo aquí. ¡Es lo más bonito que me ocurrió en aquel momento y que seguramente me ocurrirá jamás! Luego, han llegado sensaciones y aconteceres que me están proporcionando una felicidad continuada inconmensurable…

Continuar leyendo «Mi primer año de vida»

1962, una rondalla en la SAFA

 

Noté que una sombra grande y alargada venía a mi encuentro.

—¡Alfredo! ¡Enséñame ahora mismo tu púa!

—¿Qué púa, padre? —pregunté con voz bajita, casi inaudible, de lo acoquinado que estaba.

—¿Qué púa va a ser? ¡Con la que tocas la guitarra!

—Yo no toco la guitarra; y, además, la guitarra no se toca con púa; solo con los dedos.

—¡Tú siempre pasándote de listo! —estalló el prefecto— ¿No estás en la rondalla?

—Sí, pero yo toco el laúd.

—Bueno, pues enséñame la púa de una vez y no me hagas perder el tiempo.

Continuar leyendo «1962, una rondalla en la SAFA»

LUCHA

LUCHA

Mariano Valcárcel González

La lucha es consustancial a todo ser viviente para lograr su supervivencia. Es ley natural insoslayable y otra cuestión es si como seres humanos supuestamente superiores en este planeta podemos matizarla, atenuarla y encauzarla debidamente (pero nunca, se entiende, eliminarla).

Como humanos podemos dirigir nuestra lucha en determinadas direcciones o dirigida hacia ciertos intereses. Así la lucha, nuestra lucha, puede ir a alcanzar objetivos que nos trascienden, a objetivos colectivos que tienen los mismos fines y por ello esa lucha puede ser grupal y sintonizada o también quedarse en una lucha personal que cada individuo define, concreta y dirige. Continuar leyendo «LUCHA»

Recuerdos de la SAFA – 12: A talleres

Recuerdos de un safista – 12: A talleres

Ayer nos avisaron que hoy no iremos a clases teóricas, sino que empezaremos nuestra formación específica, para lo que estaremos todo el día en los talleres. Entre otras cuestiones, nos han dicho que llevemos los monos, pues es obligatorio su uso, y que ya nos darán instrucciones sobre el resto de los elementos de trabajo. Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 12: A talleres»

Vicisitudes de la vejez, 20

Ando harto preocupada con la nueva ola de pandemia que se nos ha presentado antes de tiempo (en este mismo verano), cuando nos la habían anunciado -“los expertos”- para el otoño. Y me preocupan principalmente mis hijos, nietos y biznietos, puesto que, aquí en Andalucía, empieza el curso escolar el 10 de septiembre y los políticos de esta comunidad autónoma (da igual el color político al que estén adscritos) y otras regiones de España no han hecho los deberes que tanto piden hacer a la población, habiendo tenido -desde marzo, que se cerraron las escuelas- para hacerlos. Se ve que están esperando a que se produzcan nuevos contagios para volver a cerrarlas, como ya lo han hecho en bastantes colegios de Francia o Israel. Nunca aprenderemos del dicho “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

Continuar leyendo «Vicisitudes de la vejez, 20»

¿Por qué la pandemia se ensaña con España?

La lectura de un artículo en La Vanguardia de hoy, 5 de septiembre (https://www.lavanguardia.com/vida/20200905/483297341162/espana-pais-europeo-mas-crece-pandemia-covid19-coronavirus.html) me ha llevado a consultar los estudios y estadísticas del grupo BIOCOMSC de la Universidad Politécnica de Cataluña (https://biocomsc.upc.edu/en/covid-19). Por los medios de comunicación sabemos que la incidencia acumulada del virus en España es la más alta de Europa. Algunos datos: Los últimos 14 días de agosto se han diagnosticado 230 casos/ 100.000 hab en España, somos los primeros en el ranking, más del doble que en Francia, el segundo, con 100. Países que en la primera oleada estaban a la par que España, tienen ahora 26 (Italia) o 25 (Reino Unido) casos. Asímismo, tenemos una alta tasa de reproducción, 1,37 (número de contagiados por un contagiado) lo que asegura que la pandemia irá a más en nuestro país ¿A qué se debe que España esté tan mal? La explicación inmediata de esa diferencia con los países de nuestro entorno no es otra que la forma en la que se ha hecho la “desescalada” y la debilidad del gobierno que no supo resistir la presión de los agentes económicos y de la oposición política.

Continuar leyendo «¿Por qué la pandemia se ensaña con España?»

¡Esas manos!, 2

Pre‒Texto

[El 17 de marzo pasado, cuando aún no éramos plenamente conscientes de lo que nos caía encima, publiqué en esta web un escrito titulado Las Manos en la Hominización, 1, que mereció la visita, entera o parcial de unos cincuenta lectores; muy pocos en comparación con otros articuletes que he publicado, relacionados de alguna forma con la pandemia que nos acosa; un tema de mayor actualidad, evidentemente.


Quizá fuera pretencioso por mi parte ir contando de forma gradual cómo la complejidad de nuestras manos induce la complejidad de nuestro cerebro. Y lo digo mayormente porque yo no soy ni antropólogo ni biólogo evolutivo; tan solo me acuerdo aún de algo, poco, de Anatomía y Neurociencia. Pretendía resaltar la importancia de las manos y del trabajo manual no solamente en la evolución de los seres humanos, sino también en la adquisición de valores culturales y materiales que son la base del bienestar en las sociedades modernas. Voy a seguir con esta serie, que constará de tres o cuatro entregas, confesando ya cuáles son mis intenciones por ver si así, estos escritos fueran de más interés:


Quiero mostrar que la falta de destreza manual en la sociedad española, el no haber desarrollado o continuado valores artesanos e industriales a la par que otros países europeos occidentales, ha sido una causa mayor de la decadencia de este país a partir del s. XVII. Pretendo mostrar también que ese defecto de manualidad es responsable de la postración y retardo de la sociedad andaluza en particular, y explica hechos como que los escolares andaluces estén entre los peores de Europa según revela cada informe Pisa que se publica. Pretendo, por último, mostrar que las labores manuales de la mujer española, de mayor complejidad que las del hombre, le han conferido un mayor desarrollo cerebral para muchas habilidades, aunque por su situación de sumisión y maternidad, no ha podido hasta ahora desarrollar y demostrar en toda su amplitud].
Continuar leyendo «¡Esas manos!, 2»

Mascarotes

MASCAROTES

La máscara, la mascarilla.

Un día me crucé con un moreno que el hombre no iba demasiado equilibrado, ni anímicamente ni físicamente. Llevaba el pobre una litrona en la mano, a medio tomar (eran las nueve de la mañana) y al cruzarse me largó algo que empezaba con la palabra “mascarilla” y no sé qué más según su idioma pero que me sonó a que el tema no le era especialmente querido; desde luego él no llevaba ninguna ni puesta ni atada al brazo (como es norma moderna) y yo la llevaba puesta. Bueno, seguí y siguió su camino, alejándonos. Continuar leyendo «Mascarotes»

¿Una epidemia en la SAFA?

¡Hola a todos!

Voy a comentar y, en lo posible, completar la parte de la “comida” (con los rezos no me meto, que se me ve el plumero) del reciente artículo de nuestro presidente José Luis (Recuerdos de la SAFA – 11: La cena y el rezo). Conjeturo que la narración de José Luis se sitúa en 1966, cuando hacía ya dos años que yo había abandonado la SAFA. Es posible que las cosas cambiaran bastante desde mi ida (y espero que para mejor).

Hago un inciso para decir que la memoria es a menudo muy traicionera. Evocamos las mismas situaciones a lo largo de los años y tengo la sospecha de que con cada evocación modificamos partes de los hechos que rememoramos. Por tanto, admito que la memoria me puede fallar en algunos puntos secundarios, aunque creo que mis recuerdos son fidedignos en lo esencial, y son estos:

Continuar leyendo «¿Una epidemia en la SAFA?»