Koimesis, Dormición de la Virgen María (Final)

Acabo con este tema que inicié el pasado 15 de agosto, día de la Dormición/ Asunción de la Virgen. Desde un punto de vista iconográfico, la Koimesis ha producido muchas y bellísimas obras de arte en formato de mosaicos, frescos, grandes relieves en piedra, pequeños relieves en madera o marfil, así como en ilustraciones de códices medievales. Las más antiguas son del s. X, aunque se supone que las hubo anteriores que no escaparon del furor iconoclasta de Bizancio, iniciado con León III Isáurico (725) y duró en dos periodos hasta la mitad del s. IX. Debió haberlas anteriores al s. VIII porque un santo de la influencia de san Juan (Yahunna) Damasceno (S. VII-VIII), el último Padre de la iglesia oriental, promovió la iconografía de la Virgen y se dice que su celda en Mar Saba (el monasterio sobre el torrente Cedrón, entre Jerusalén y el Mar Muerto, donde pasó los últimos cincuenta años de su vida) estaba abarrotada de iconos de la Virgen.

Continuar leyendo «Koimesis, Dormición de la Virgen María (Final)»