¡Margarita, te nos has ido demasiado pronto y muy deprisa!


Ya nuestro afamado poeta Jorge Manrique, en su conocidísima obra “Coplas por la muerte de su padre” nos decía, sabiamente, entre otras cosas:


“Recuerde el alma dormida,

avive el seso y despierte

contemplando

cómo se pasa la vida,

cómo se viene la muerte

tan callando,…”


“Nuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

que es el morir,

allí van los señoríos

derechos a se acabar

y consumir;…”


Por eso, en estos crudos momentos, Marga, nos encontramos todos anonadados y muy tristes, especialmente tu esposo Antonio y tus hijos Fernando y Pablo, tras tu fallecimiento el pasado sábado, 21 de agosto, en Úbeda, tu ciudad de nacimiento (y a la que tanto amabas, especialmente, a su Virgen de Guadalupe), mientras que muchos nos encontrábamos en la diáspora del veraneo obligatorio…

 
Todavía no nos podemos creer que te hayas ido tan súbitamente de nuestro lado, sin darnos tiempo de despedirnos y decirte cuánto te queríamos y lo mucho que te necesitábamos, sobre todo tu esposo e hijos.
¡Cuánta pena y dolor sentí al oír (por teléfono y en boca de tu hijo mayor) que te habías marchado, en silencio, por culpa de una diabetes fulminante amalgamada de esa Covid traicionera que siega vidas, sin ton ni son…
Parece que tenías prisa por ver a tus padres y familiares desaparecidos. Ellos seguro que te habrán salido al encuentro, juntamente con toda la corte celestial, presidida por Dios, para recibirte como te mereces por ser una buena persona que ha ejercido el bien en su relativamente corta vida y en su entorno más cercano. Tenías solamente 57 años y todos creíamos que podrías ver y disfrutar de tus posibles futuros nietos. Por desgracia, no ha sido así. La vida es tan dura y amarga que no tenemos más remedio que aceptarla.


No solo las personas “importantes” merecen un recuerdo enamorado y sincero. Tú, en tu sencillo anonimato, también te lo mereces.
Querida cuñada: una vez pasado tu tránsito terrenal, te pedimos que ruegues por nosotros al Sumo Hacedor, como nosotros lo haremos por ti, para que nos dé ánimos, fortaleza de espíritu y salud para poder seguir viviendo, con alguna esperanza, en este valle de lágrimas. Hazlo especialmente por Antonio, Fernando y Pablo que son los más perjudicados…
D.E.P. ¡Nunca te olvidaremos…!


Sevilla, 22 de agosto de 2021.
Fernando Sánchez Resa

6 opiniones en “¡Margarita, te nos has ido demasiado pronto y muy deprisa!”

  1. Muchas gracias, Celia.
    Ojalá no se las tuviese que haber dedicado…; pero se las merecía con creces…
    Un fuerte y sentido abrazo

  2. Me da mucha pena de la marcha prematura de Margarita. Siento mucho su fallecimiento.
    La recuerdo como alumna que la tuve en mis prácticas de Magisterio en el colegio de La Trinidad.
    La recuerdo con mucho cariño porque era una alumna tímida, callada y de trato agradable.
    Estoy seguro que ya ocupa un lugar de privilegio allá en el cielo.
    Mis condolencias a todos los familiares.
    Descanse en paz

  3. Muchas gracias, Francisco Javier, por tus condolencias a nuestra familia y por los bellos y tiernos recuerdos que nos has facilitado de Margarita, cuando era una escolar del Colegio Santísima Trinidad…
    También ella -desde el Cielo- te lo agradecerá…
    Un fuerte abrazo y que la vida te depare bondades y beneficios.

  4. Fernando, cuanto sentimos tan importante perdida, aunque estemos separados por las distancias la familia siempre esta en nuestros corazones, te pido por favor transmitas a tu hermano Antonio y sobrinos nuestro mas sentido pesame , y un abrazo de corazòn Fernando y Mercedes

  5. Muchas gracias, queridos primos Mercedes y Fernando.
    Yo se lo transmitiré…
    Nosotros tampoco os olvidamos y os mandamos besos y abrazos para toda vuestra familia…
    Y mucha salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *