κοιμήσης θεοτόκου. La Dormición de la Paridora de Dios (extendido)

La Virgen María no murió; se durmió en presencia de san Juan, san Pedro y san Pablo, entre otros, y dormida fue recogida por unos ángeles que la elevaron al cielo.

La Asunción de la Virgen es una gran fiesta en el ámbito mediterráneo. Suponía una larga semana de descanso entre el final de la recolección del grano y la vendimia.

En la Iglesia ortodoxa, la Dormición de la Virgen fue representada muchas veces en frescos y mosaicos. Quizá el más conocido es el mosaico de Salvador en Chora, en el barrio Fehner de Estambul:

La devoción a la Virgen en el cristianismo occidental fue posterior, pero su advocación es muy fuerte. Fue declarada dogma de fe en 1950. Hoy la Asunción es celebrada en muchos lugares, sobre todo del norte de España. Su iconografía es muy diferente a la oriental, por ejemplo, esta de Murillo (la Virgen no está dormida):

Y por último, en España llamamos Flores de la Virgen al Hymenocallis festalis. Una de las flores más bellas del mundo. Florecen ahora en agosto, de ahí su nombre. Las de abajo son de las que Gloria y yo cuidamos en nuestra terraza.

Al 15 de agosto

Al 21 de agosto con un nuevo tallo floral.

Añadido: Sabéis que el emperador Diocleciano (Diocles) renunció al trono y se fue a su tierra (a Iliria, la actual Croacia) donde se había construido un enorme palacio.  Alrededor de su palacio creció una ciudad que llamaron Ex Palatum (Spalatum), la actual Split. Debido a la inestabilidad del imperio, varios legados fueron a ver a Diocleciano en su retiro para rogarle que volviera porque la situación en Roma era muy mala. Diocles declinó la invitación y les contestó: «si vierais la flores que cultivo en mi jardín, no me pediríais que volviera». Lo puedo entender, aunque tiene mérito porque Diocles no conocía el hymenocallis, una planta salvaje del Atlántico colombiano.

El Hymenocallis es una bulbosa. Pienso sacar las cebollas este octubre y llevaré alguna a nuestra reunión en Úbeda, por si alguno la quiere para plantarla.

Feliz, largo y cálido verano para todos.

[Es el título de una gran peli de 1958 ,dirigida por Martin Ritt basada en una novela de W. Faulkner y protagonizada por una de las parejas más maravillosas de la historia del cine: Joanne Woodward y Paul Newman]. La vi en un cine de verano de Úbeda en 1962.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *