Las mitocondrias

Aún resuena en mi memoria el rollo que le largué, en un examen escrito, a don Jesús Moraleda, que fue nuestro profesor de Ciencias Naturales en 1º de magisterio; y el suspense y vergüenza en los que me encontré inmerso, cuando al día siguiente empezó a decir -desde su estrado- que quién era ese alumno que le había escrito cuatro folios sin saber realmente definir a las mitocondrias. No obstante, me dio un 4, quiero recordar…

 


Todo un arte que sigo conservando y que más de uno me lo ha dicho y comentado: «¡Qué buen político actual serías, si hubieras dado, en su momento, el sí quiero a algún partido de los que te ofrecieron ir de la mano…!». Pero mi independencia nunca quise perderla a ese precio…


Al pobre de don Jesús Moraleda (al que apodaban cariñosamente “El Morta”) le dio un ictus cerebral, pasado el tiempo, en su vejez, y se le olvidó todo lo aprendido de su carrera de veterinario y de su larga docencia en el IES «San Juan de la Cruz» y la Safa de Úbeda. Fue su esposa la que le tuvo que enseñar de nuevo a leer y escribir, precisamente con las cartillas Palau infantiles, creo. Todo un ejemplo a seguir de resiliencia y bien hacer. No rendirse ante nada, ni siquiera ante la adversidad más absoluta, ni ante nadie, aunque la parca se nos acerque con sigilo y mala leche a segar nuestra vida.

En paz descanse, este estimado profesor nuestro que tanto hizo por Úbeda, su profesión y sus alumnos bachilleres o universitarios. Mi esposa, Margarita Latorre García, que estudió el bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media “San Juan de la Cruz”, podría contarnos varias anécdotas jugosas.


No debemos olvidar la colaboración y el asesoramiento que don Jesús proporcionó a don Julio Medialdea en la Canariera del Coto “Tomás Romojano “ de la Safa de Úbeda, que constituía una atracción para todo el alumnado y profesorado y una visita obligada de las personalidades que pasaban por el centro educativo y sus instalaciones, como bien nos recuerda don Juan Pasquau Guerrero, en su artículo “LA CANARIERA DE DON JULIO MEDIALDEA”.
Y un recuerdo cariñoso y entrañable para él y aquellos tiempos de principios de la década de los 70 del siglo pasado, en los que nuestra edad y ansias de vivir eran patentes y urgentes.


Torre del Mar, 8 de agosto de 2021.
Fernando Sánchez Resa


Nota. Definición de mitocondrias de la RAE:
Orgánulo citoplasmático de las células eucariotas, de forma ovoidal, formado por una doble membrana que tiene como principal función la producción de energía mediante el consumo de oxígeno, y la producción de dióxido de carbono y agua como productos de la respiración celular.
«las mitocondrias tienen la capacidad de autoduplicarse»


3 opiniones en “Las mitocondrias”

  1. No sabía que había fallecido. Me dió clases de Ciencias en Magisterio y me hizo trabajar duro. Descanse en paz.
    P.D. ¿No simultaneaba sus ocupaciones docentes con la dirección veterinaria de la granja?

  2. Le recuerdo con mucho cariño. Siendo yo de Almería desconocía la existencia del «Campo de Granatilla» en Níjar, con su volcán apagado de donde se extraía precisamente «granatilla» (cristaliza en el sistema -no recuerdo cual-quizás el exagonal irregular- donde cristaliza el «granate», la piedra preciosa del anillo de los obispos). Y fue precisamente D. Jesús Moraleda quien, en clase de Ciencias Naturales, me lo descubrió al estudiar los sistemas de cristalización. Siendo más joven había estado ejerciendo de veterinario por esa zona. Ni que decir tiene, que en las vacaciones subsiguientes, recorrí la zona, visité el cráter del volcán apagado e hice mi provisión de granatilla.
    Una anécdota que no se me olvidará en la vida. Mi primer examen de Ciencias Naturales. Un diez tachado y un cero, bien grande y en rojo, al lado. Voy a hablar con él para ver a qué se debía tal cosa. Sin decir nada, empieza a rodear con bolígrafo rojo todas las veces que había puesto «osea» junto (entonces, por cada falta de ortografía quitaban un punto. «Y todavía me debes puntos». Me dijo con una sonrisa amplia y cariñosa).
    Lección aprendida. Cada vez que tenía dudas en la ortografía de una palabra, buscaba cómo variar la frase para no ponerla. Y así hasta el día de hoy.

  3. Perfecta descripción de un buen hombre. Sólo no me gustaba las colecciones de insectos que nos obligaba a hacer pinchándolos con un alfiler para clasificarlos en una caja de cartón. Odiaba torturar y matar a estos pobres insectos que cazábamos en los terrenos lindantes a los campos de fútbol. Pero ese era mi problema personal. Entonces no había mentalidad ecologista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *