¡25 años de música antigua!

Siento un inmenso e indescriptible gozo al comprobar que el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza, cuando llegue el próximo otoño musical jienense, llevará un cuarto de siglo regalando música antigua genuina, rescatada de viejos y añosos archivos de la mano de artistas e intérpretes consumados; y que piensa seguir en la brecha durante muchos años más, mientras las fuerzas sinérgicas de su ínclito director, escogido grupo de colaboradores indispensables e instituciones amigas consigan aunar y hermanar sensibilidades y voluntades a lo largo y ancho de nuestra tierra del Santo Reino, con especial incidencia en las dos ciudades renacentistas más bellas de España y parte del extranjero: Úbeda y Baeza.


Este proyecto político-cultural, tan extraordinario, es lo que realmente debe enorgullecernos y al que se adhieren multitud de empresas y organismos oficiales o particulares para conseguir, cada año, un interesante y variado programa musical, prendado de ideas, lugares y proyectos jaeneros que abarcan, además, exquisitas sensibilidades, añosas partituras y obras sublimes de Hispanoamérica, como espejo de la siembra colonizadora española, en un renovado proceso de hermanamiento vital que ambas ciudades han anudado para siempre.


Y eso que llevamos en contra el azote de esta larga y gran pandemia de la Covid 19, que lo que está consiguiendo, paradójicamente, es que siga más activo y creativo en su bello y fresco hontanar melómano; y que se dinamice y actualice aún más, tomando impulso y nuevos bríos para los muchos festivales pre-navideños que tiene por delante, con el fin de demostrar que todo proyecto bien pensado y elaborado puede y debe perdurar durante largo tiempo.



Es tanto lo que remueve esta efemérides musical: un íntimo encuentro con músicas dormidas y rescatadas por sabias manos, maravillosamente interpretadas con instrumentos apropiados y en diferentes enclaves jaeneros en donde el arquitecto y cantero Andrés de Vandelvira dejó honda huella; un goce sereno de dulce y tierna amistad; el poder disfrutar de unas postales de cine, de ambas ciudades patrimoniales, y de su cohorte de pueblos y ciudades vandelviranas jienenses; su peculiar, sabrosa y dadivosa gastronomía; el encanto de sus magníficas y trabajadas voces e instrumentos musicales antiguos; la creciente y sorprendente investigación musicológica…


Eso es lo que el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza lleva haciendo, durante casi dos décadas y media: conformando un pacto tácito con un variopinto y entendido público, nacional e internacional; mejorando su estudiada y trabajada programación con obras conocidas y, sobre todo, novedosas o de riguroso estreno, de la mano de destacados grupos e intérpretes que dan a conocer el inmenso patrimonio cultural e histórico que nuestra provincia, nación e Hispanoamérica tienen; y convirtiendo en más que apetecible el ansiado puente de la Constitución e Inmaculada a todo nativo, turista o viajero para que tenga la excusa perfecta y venga a hacer turismo de interior, del bueno y con calidad, en estas agradecidas tierras del Santo Reino; especialmente, en sus sedes privilegiadas: Úbeda y Baeza, que lucen primorosas (todos los años) en la antesala navideña, convirtiéndose en una auténtica y genuina bombonera musical, para disfrutar a sus anchas de esta fiesta melómana del otoño jienense y encontrar mil y una razones para visitarnos; y así poder llevarse el antídoto perfecto contra el aburrimiento y la desesperanza en su cotidiano vivir.


¡Felicidades, Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza, por darnos tantas alegrías y tan buenos y felices momentos! Espero y deseo que podamos celebrar tu 50 aniversario muchos de tus incondicionales, entre los que me encuentro…

Sevilla, 21 de abril de 2021.
Fernando Sánchez Resa


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *