La Percepción de la Realidad, 2

Alfredo Rodríguez Tébar

En mi anterior articulillo (Percepción de la Realidad, 1, del 23 de marzo) describía a grandes brochazos, con un respetable grado de imprecisión, cómo una parte de la realidad física exterior, aquella que puede ser captada por nosotros, llega a la retina, donde es capturada, y experimenta la primera transformación. Recapitulando, la sensibilidad de nuestra retina es limitada y son, por lo tanto, muchos aspectos y características de la realidad las que no puede percibir, como, por ejemplo, la discriminación de dos puntos próximos y/o lejanos para la que no tenemos la agudeza visual adecuada, o reflexiones de luz fuera del rango electromagnético que puede excitar los pigmentos retinianos. En este escrito trataré de describir cómo la señal eléctrica generada en la retina excitada por la visión de un objeto alcanza la corteza visual situada en la parte occipital de nuestro cerebro, y cómo la percepción es allí modificada por diversos procesos, específicos de la individualidad de cada cual.

Continuar leyendo «La Percepción de la Realidad, 2»