Anti-progreso, 2 (la Circulación de la Sangre, parte C)

Alfredo Rodríguez Tébar

William Harvey (1578‒1657) obtuvo el Bachelor of Arts en Cambridge y se marchó a Padua a estudiar Medicina bajo la supervisión de Fabrizius (Girolamo Fabrizi ab Acquapendente), un reputado anatomista que descubrió finalizando el s. XVI las válvulas venosas (necesarias para evitar el reflujo de sangre en las extremidades posteriores de los humanos, debido a la gravedad; una adquisición evolutiva resultante del bipedalismo). Padua tenía en los s. XVI-XVII la mejor universidad de Europa para los estudios de Anatomía y Medicina. Tras doctorarse, volvió Harvey a Inglaterra con un bagaje médico y anatómico que le permitió ejercer la medicina, enseñarla y adquirir una gran reputación como médico. Siguió con sus investigaciones sobre la circulación de la sangre en los humanos y en los animales en los que practicó vivisecciones, que 25 años más tarde condensó en un pequeño libro de 72 páginas que tituló Exercitatio Anatomica de Motu Cordis et Sanguinis in Animalibus (Ejercicios Anatómicos sobre la Moción del Corazón y la Sangre en Animales) publicado en 1628; sin duda unos de los libros más importantes en la historia de la Ciencia.

Continuar leyendo «Anti-progreso, 2 (la Circulación de la Sangre, parte C)»

SABLAZOS

SABLAZOS

Ruido de sables, espadones… Vienen del siglo XIX estos ecos conocidos que se extendieron hasta el XX por nuestra España. Se creía que en el XXI estas voces antiguas estarían no ya gastadas sino hasta olvidadas, como esas palabras y expresiones antiguas que quedan perdidas por su desuso.

“La espada más limpia de Europa”, decía el mariscal Pétain cuando iba a rendir su país ante Hitler y necesitaba un aval supuestamente neutral, el del general Franco.

Que Franco no tenía esa espada muy limpia era obvio para los que lo sufrieron (nada más pensar en el subterfugio y timo con el que llegó al poder absoluto ya lo indica).

Continuar leyendo «SABLAZOS»