El lenguaje de las manos, 3

Dentro de la descripción que vengo haciendo sobre la importancia de las manos y la manualidad en la evolución humana y en el progreso de las sociedades, toca hoy apuntar su papel en el desarrollo de la comunicación humana de por sí ‒mediante el lenguaje gestual‒ y en la aparición del lenguaje vocal, más distintivo de nuestra especie.

Los humanos tenemos unas manos o, si se quiere, una parte distal de los miembros anteriores/ superiores, con una complejidad anatómica y una capacidad de movimiento que requiere amplias zonas de la corteza cerebral para su control y modulación, como ya describimos en una entrega anterior.

Los homínidos más primitivos, así como los primates actuales no humanos, utilizaron y utilizan las manos como principal instrumento de comunicación; así se creó un lenguaje gestual de complejidad creciente, aunque sin llegar a la de los lenguajes de signos actuales usados actualmente por las personas sordas. Sin embargo, no son solamente las manos las que participan en este tipo de lenguaje; los brazos, la expresión de la cara (posición de la boca y labios, arqueamiento de  las cejas…) y, en menor medida, el resto del cuerpo eran, y son, utilizados en el lenguaje gestual que acompaña a las manos.

Este lenguaje permite a un humano establecer un cierto nivel de comunicación con, por ejemplo, un chimpancé o un bonobo, a quien se le ha enseñado un lenguaje de signos. Aún sin entrenamiento, un simio muestra ciertos signos gestuales compartidos con los humanos, v.g. una mano en supinación (la palma hacia arriba) indica que un chimpancé o un humano está pidiendo algo. No obstante, los intentos por enseñar a un chimpancé algunos elementos de lenguaje vocal con los que comunicarse han resultado infructuosos.

Continuar leyendo «El lenguaje de las manos, 3»

Noi, vámonos de guerra

NOI, VÁMONOS DE GUERRA

Mariano Valcárcel González

Cuando oí la noticia no me lo pude creer y lo consideré uno de tantos bulos como corren en la actualidad, es la moda. Pero luego oí la conversación, grabada, y me quedé con la boca abierta.

¿A qué me refiero?, pues a la pretensión de descerebrados catalanes del independentismo a ultranza, descerebrados que han ejercido y ejercen cargos allí y con eso queda todo dicho, de aceptar cierta “oferta” del Kremlin de aportar unos diez mil soldados para lograr y afianzar la deseada independencia.

Continuar leyendo «Noi, vámonos de guerra»