FILIAS Y FOBIAS RELIGIOSAS

FILIAS Y FOBIAS RELIGIOSAS

Mariano Valcárcel González

Empecemos diciendo que a mí los asuntos religiosos no me causan desazón alguna.

Sin embargo y dado que la religión nos rodea e impregna parte de nuestra existencia y la de la sociedad en la que vivimos habrá que posicionarse y tener las ideas muy claras al respecto.

Las creencias son cuestiones personales y así se contempla en los derechos fundamentales. Uno puede creer en lo que quiera (o no). Luego viene la materialización de esa creencia en sus manifestaciones externas, tanto a nivel individual como colectivo. Cuando esto último pasa ya entramos en las llamadas religiones, que al fin y al cabo no son más que regulaciones sociales de la fe de los individuos. Los ritos y sus puestas en práctica, además de sus normas y doctrina,  serían los medios por los que discurre la pertenencia a una religión.

Nada que objetar tanto a la conciencia personal como colectiva del hecho religioso.

Lo que pasa es que toda religión (estoy refiriéndome a las monoteístas principalmente) termina invadiendo el ámbito público no solo como manifestación de la fe y de su existencia sino con la pretensión de influir, dirigir e incluso dominar todo este ámbito, toda la sociedad y sus estructuras (principalmente las de gobierno).

Conocemos la deriva histórica de estas religiones y en España muy en especial la de la Iglesia Católica. El problema tiene orígenes muy antiguos (desde la declaración en el Imperio Romano como religión única y oficial) pero tal vez se afianzó su poder en la Edad Media en cuanto el poder religioso investía al monarca, lo dirigía y asesoraba (y confesaba y absolvía, no lo olvidemos). No entraré en largo desarrollo de las fases en que tal cosa sucedió, muchos siglos fueron los de la convivencia (digamos que comensalismo) del poder religioso con el poder civil, entrelazándose y a veces hasta luchando entre ellos por afianzar su influencia.

Que hayan existido demasiados episodios en los que se ha atacado a la Iglesia incluso con una violencia total en esta España católica nos debiera hacer pensar; no todo lo que se hacía era contemplado como bueno e indiscutible por el pueblo. Ya se extrañaba aquel extranjero, tras la Semana Trágica de Barcelona (julio-agosto de 1909) del hecho de los ataques desproporcionados sufridos por personas y bienes religiosos – Estos españoles o van detrás del cura rezando o van detrás del cura pegándole -. Se repitieron los desmanes al inicio de la Segunda República e inmediatamente tras la sublevación de los militares en el 36.

La reacción de la Iglesia Católica española cuando la guerra civil se producía y en cuanto se acabó con la victoria de los sublevados fue echarse a sus brazos y entender que el territorio había sido conquistado y como parte en esa conquista ponía sus condiciones y obtenía sus beneficios. No fue el menor moldear la legislación civil con los argumentos religiosos. Por eso se le llamó al periodo de nacionalcatolicismo.

Para cualquier católico honesto y verdadero esa situación, que prorrogaba los posibles desaciertos de antaño, no debía haberle resultado muy cómoda. Para cualquier laico tampoco.

En Francia, la laica Francia surgida de su espíritu y práctica republicana, degollaron a un profesor de secundaria porque había enseñado a su alumnado (o eso trataba) la importancia de la libertad de conciencia y de la libertad de opinión y expresión, que no debieran quedar encorsetadas por normas y mandatos de índole religiosa. Al menos así se ha entendido también por estas tierras y se pretende lo sea. Entiendo que ello no debe justificar insultos ni acciones violentas contra los sentimientos y bienes religiosos y creo que el derecho al honor ha de protegerse también.  Pero frente a esa religión radical que entiende y sigue defendiendo que por encima de la ley civil está la ley religiosa y sus mandamientos, interpretaciones y acciones, el criterio laico de la preeminencia de la ley civil le es del todo no ya indiferente sino un estorbo para su desarrollo. Y así lo manifiestan.

Cuando todo lo que no se encuentre dentro de la doctrina y enseñanza, en este caso islámica, no solo no debe ser considerado sino que supone en potencia un acto contra esa religión, cuando cualquier opinión  discordante o en contra es considerada impía y digna de castigo y si, encima, cualquier manifestación personal (como la del profesor) o pública (como la de la revista satírica) se entiende como una ofensa, una blasfemia, es cuando se exige reparación y castigo (y la muerte pues del pecador o pecadores). Y siempre se encontrará alguien lo suficientemente fanatizado para llevar a cabo la matanza y azuzadores de ese fanatismo. La prueba está en esos llamados “lobos solitarios” que surgen de vez en cuando (como ahora) y que son consecuencia normal del lavado de cerebro sistemático que sus autoridades religiosas les aplican. Cuento una anécdota personal: impartiendo yo clase en un centro de Úbeda tuve que dar algunas horas semanales en el nivel 5º de primaria; había un chico magrebí de una inteligencia y capacidad de trabajo superior a sus compañeros. Cuando se produjeron los atentados de las Torres Gemelas toda su argumentación consistía en que eran producidos por los judíos, pues entre los muertos no había ninguno y eso significaba que ya habían sido advertidos del atentado. No conseguí bajarlo de ese discurso, que se propagaba por los canales islamistas de la televisión y en los que creía a pies juntillas.

El Presidente francés no hace más que un intento (ya veremos en lo que queda) de poner y situar las cosas en su justo punto y de paso defender a su sociedad.

Vengo defendiendo desde hace tiempo que ante la discordancia entre una concepción de la sociedad y la otra (la sociedad civil, cívica y tolerante y la sociedad islamizada enemiga de la anterior) se tomen las prevenciones oportunas y una de ellas sea la aplicación del criterio de reciprocidad. Sí, ante la evidencia de que en sus naciones de origen de estas personas emigradas no se toleran manifestaciones contrarias a la ley islámica (que es la que dirige sus leyes civiles) sea así en las nuestras siempre y cuando no manifiesten explícitamente el acatamiento de las leyes civiles que nos rigen. O sea y claramente la adecuación personal a las normas comunes donde vinieron a vivir. ¡Ojo!, he escrito la adecuación personal, nunca hablo ni hablaré de conversión, apostasía ni otras zarandajas del ramo, que el respeto a su creencia en inalienable.

Quienes ciegamente se enrocan tanto en la “expulsión de los moros” (como antaño) como en la “inclusión sin condiciones” se equivocan.

Cada uno en su casa y Dios en la de todos – dicho popular castellano que resumen muy bien la conciencia de libertad que debemos tener y practicar en cosas de conciencia y en las prácticas religiosas.

 

Autor: Mariano Valcárcel González

Decir que entré en SAFA Úbeda a los 4 años y salí a los 19 ya es bastante. Que terminé Magisterio en el 70 me identifica con una promoción concreta, así como que pasé también por FP - delineación. Y luego de cabeza al trabajo del que me jubilé en el 2011. Maestro de escuela, sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *