Recuerdos de la SAFA – 10: La clase de Religión

Recuerdos de un safista – 10: La clase de Religión

Tras el largo recreo de la tarde, volvimos subiendo por la escalera interior del bloque de clases, como siempre en dos filas y en absoluto silencio.

Al llegar al distribuidor, un cura grandote, con gafas de pasta y pelo crespo cortado al cepillo paró al Hermano Peco y le dijo que pronto iría a darnos una charla. Nos indicó que siguiéramos andando hacia la clase, pero su aspecto y la autoridad que emanaban su voz y su porte me hizo que lo mirase con atención redoblada incluso mientras iba caminando por el pasillo de aulas. Poco podía yo suponer que aquel cura sería mi peculiar azote, que me alteraría el sueño más de una vez, y que incluso llegaría a firmar mi expulsión del Centro. Pero no anticipemos acontecimientos, que ya habrá lugar para narrar penurias.

Continuar leyendo «Recuerdos de la SAFA – 10: La clase de Religión»

Vicisitudes de la vejez, 18

Antiguamente, nuestra educación sexual, dejaba mucho que desear: era más bien corta y exigua, especialmente para las mujeres, puesto que los hombres tenían siempre el beneplácito social y familiar del prostíbulo reconocido (o sin reconocer), en definitiva, la doble moral que todavía impera; y hasta era prescriptivo y necesario que cuando un hombre se acercase al matrimonio fuese bien enterado de lo que debía hacer en la noche de bodas…; y las siguientes; aunque a más de uno le sobreviniese el gatillazo u otros problemas similares que nunca debían de contarse en la taberna con los amigachos, sino mentir diciendo todo lo contrario…

Continuar leyendo «Vicisitudes de la vejez, 18»