Mis ángeles de la guarda

¿Qué sería de mi aburrida vida de jubilado sin la compañía constante, trepidante y gratificadora de mis dos nietos sevillanos (Abel y Saúl) que, cual mis mejores ángeles de la guarda -y, en pareja, como la Guardia Civil española- me acompañan y guían diaria y sanamente por estos vericuetos de Dios?

Ambos son los que me dan auténtica vida en la que simplemente, con sus preciosas caritas y presencia, alegran mi cotidiano vivir y la colorean de tiernos y acendrados sentimientos y emociones. Como se suele decir vulgarmente: se me abren las carnes, nada más verlos y besarlos, cada mañana.

El pequeño (Saúl), que hace poco cumplió sus tres primeros meses de vida, nada más mirarme y sonreírme, me insufla una energía vital auténtica,

Continuar leyendo «Mis ángeles de la guarda»

¡Felicidades, AAMSU!

Todos sabemos que es más fácil destruir -deconstruir, también le llaman últimamente algunos- que construir! Lo estamos viendo -sin ir más lejos- en nuestra invertebrada España…

Pues bien, cuando hace una rato he leído la noticia, en nuestra página web, me ha entrado un subidón de alegría que no se la salta un galgo, pues por fin ha triunfado la cordura, la convivencia y el buen hacer en nuestra asociación que andaba un tanto desnortada en los últimos tiempos. No hay más que tener un buen líder que quiera coger las riendas de la asociación, bien acompañado del consenso y algunas escogidas personas que le ayuden, apoyen y avalen; y ya está todo resuelto. Continuar leyendo «¡Felicidades, AAMSU!»

Seguimos adelante

Por José Luis Rodríguez Sánchez.

El pasado 14 de diciembre, coincidiendo con los actos de conmemoración del 75º Aniversario del Magisterio de la SAFA de Úbeda, tuvimos Asamblea los asociados de AAMSU.

Como recordáis, teníamos que tomar una decisión importante: disolver la Asociación o continuar con ella. Los antecedentes los conocéis todos a través de mis sucesivas cartas y de la publicación permanente en nuestra página web. Con mayor presencia (física y delegada) que otros años, por abrumadora mayoría, decidimos CONTINUAR con la Asociación. En nuestra decisión, pese a reconocer las dificultades, pesó la trayectoria seguida hasta ahora, los vínculos con la Escuela, las relaciones personales creadas y mantenidas, y el sentimiento generalizado que ser Maestro SAFA es algo que merece la pena.
Continuar leyendo «Seguimos adelante»

Vicisitudes de la vejez, 8

Y sigo pensando y repasando, una y otra vez, las distintas etapas de mi vida y lo mucho que he aprendido, en mi cotidiano vivir, al ser yo una persona sencilla, nacida en el pueblo llano, que fue criada para tratar de ser feliz con las circunstancias que me tocasen en suerte, sin aspirar demasiado a poseer la riqueza material que tanto nos complica la vida a los humanos.

Recuerdo mi juventud y a las chicas de mi edad -en la Úbeda de aquel primer tercio del siglo XX- cuando nos educaban para que fuésemos fieles esposas y buenas madres, aunque ahora esto suene un tanto anticuado y pasado de moda. Pero era así. Desde pequeñas ya íbamos ayudando y aprendiendo las labores de la casa, incluso practicando con la crianza de hermanos y sobrinos, encaminándonos para ser el día de mañana felices esposas que se sintieran dichosas con tener maridos apañados para fundar una familia y procrear unos hijos que bien criar, dentro de la moral cristiana y católica de aquel entonces. Continuar leyendo «Vicisitudes de la vejez, 8»

Aquella Nochebuena, y 2

Por Jesús Ferrer Criado.

A ambos lados de la puerta de la iglesia hay dos lámparas colgadas en la pared. La de la derecha alumbra una hornacina pequeña donde habita una antigua imagen de la Virgen del Carmen y la otra ofrece su amarilla claridad a la Cruz de los “Caídos por Dios y por España” y a una lápida de mármol con unos cuantos nombres.

Por lo demás, la iglesia lucía como nunca con todas las lámparas -no demasiadas, es verdad-, pero todas a la vez iluminando el recinto, haciendo brillar los dorados de las columnas y los colores un poco chillones del retablo. Es una iglesia de cierto empaque, no muy grande, de estilo indeterminado -neoclásico quizás-, sin valor artístico, pero donde llevan bautizándose y casándose los vecinos, desde hace más de dos siglos. Continuar leyendo «Aquella Nochebuena, y 2»

Aquella Nochebuena, 1

Por Jesús Ferrer Criado.

Nos asomamos en estos días a la calle con su derroche de luces de colores entoldando las vías céntricas, formando con tiras de lámparas dibujos en espiral o arabescos diversos de un lado a otro con motivos simplemente decorativos. La alusión religiosa a la Navidad o ha desaparecido del todo o se limita a unas estrellas de colores que pueden significar cualquier cosa. Sí se conservan los árboles, o su recuerdo, en forma de grandes conos de entramado metálico recubiertos también de más luces de colores que se encienden y apagan en secuencias diversas dando movimiento y variedad al conjunto. Continuar leyendo «Aquella Nochebuena, 1»

En el mismísimo Cielo…

Este año -al residir en Sevilla- no pensaba acudir al XXIII Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza -con gran pena y dolor de corazón, por cierto- por las labores propias de mi cargo de abuelo; pero como mi segunda hija nos tentó -a su madre y a mí- invitándonos a que asistiésemos a determinados conciertos, los días 6 y 7 de diciembre, tanto en Baeza como en Úbeda, pues merecía la pena, claudicamos e hicimos el esfuerzo de escaparnos al boyante turismo de interior de nuestras patrimoniales ciudades. Sintiéndonos halagados y agradecidos por la sincera invitación de Mónica, vimos la ocasión propicia de disfrutar intensamente de su compañía -y de la de Emilio-, gracias al soñado puente de la Constitución y la Inmaculada, con el diciembre soleado que nos regaló la climatología; y que ya se ha constituido en excusa perfecta para que sendas ciudades se llenen plenamente de gente guapa y viajera que busca y encuentra música antigua, monumentalidad, arte culinario por excelencia y otros pingües y variados motivos para visitarlas y pernoctar en ellas.

Continuar leyendo «En el mismísimo Cielo…»

El horror nuestro de cada día (2)


Por José Luis Rodríguez Sánchez.

Hace unos años publiqué en este medio un articulillo (http://www.aasafaubeda.com/index.php/component/content/article/9-variedades/2768-el-horror-nuestro-de-cada-dia) sobre los horrores arquitectónicos que vemos en nuestros viajes, motivado fundamentalmente por la construcción de un hotel de lujo en Úbeda que se estaba tragando literalmente el ábside de San Pedro. Años después, el hotel está terminado y abierto, y el ábside de tan bella iglesia está incorporado al patio de recepción del establecimiento.

Continuar leyendo «El horror nuestro de cada día (2)»