Dos nuevas y lindas exposiciones

La galería de arte “Félix Gómez”, sita en la calle Morería nº 6 de la capital hispalense, vuelve a dar muestras de su tozuda apuesta por la pintura figurativa de autores de cualquier latitud española (a pesar de que la echaron de Arco por ello), pero siempre abogando por el tándem calidad-variedad.

La primera, se tituló Casa mínima, de la artista cordobesa Ángeles Alcántara Sánchez. Estuvo abierta desde el 19 de enero al 10 de febrero este año. A la inauguración acudieron muchos conocidos y amigos. Yo mismo tuve la suerte de charlar con ella, juntamente con los promotores de la exposición, los dos Félix Gómez (padre e hijo), degustando su sabia y detallada explicación del porqué y cómo se ha cuajado esta colección de cuadros que vienen a recordarnos cómo fue, de colorido y original, el afamado barrio “Campo de la Verdad”, queriendo oír e imaginar a su vez, como más de un visitante (entre los que me hallo), las conversaciones de sus originarios habitantes y vislumbrando las costumbres de aquel entonces.

En ella retrató, poética y vigorosamente, su personalísima nostalgia al ir desapareciendo o transformándose las casas pequeñas del barrio del “Campo de la Verdad”, del distrito sur de Córdoba, y los bloques de la Avenida de Andalucía, en la orilla izquierda del Guadalquivir, con el transcurrir de los años.

Esta artista cordobesa, con extenso currículo y exposiciones, ha plasmado ‑mediante un colorido deslumbrante y característico‑ retazos pictóricos de sus recuerdos o sueños por su desaparición o transformación, sin guardar su original empaque vecinal y arquitectónico. Esta exposición volvió a poner el dedo en la llaga sobre la arquitectura del movimiento moderno más clásico, añorando un modelo de ciudad casi desaparecido.

La segunda exposición es de Emilio González Sáinz, afamado y laureado autor cántabro, de Torrelavega, exactamente. Se inauguró el 14 de febrero y permanecerá abierta hasta el próximo 6 de marzo. No tuve la suerte de asistir a su inauguración, pues labores “abueliles” me lo impidieron; pero la he visitado pausadamente un par de veces y en cada visita he aprendido algo nuevo.

El autor no estuvo en la presentación, por lo que hubo poca gente. Pero creo, sinceramente, que merece la pena darse una vuelta por la recóndita y coqueta sala en donde andan colgadas sus creaciones, esperando pacientemente que el visitante anónimo admire sus coloristas y seguros trazos. Aunque a mí me pasó lo mismo cuando fui a ver a la Gioconda, en el Louvre de París: creía que me iba a encontrar con un cuadro de grandes dimensiones y me quedé sorprendido de lo pequeño que era y las fuertes medidas de seguridad que tenía. Pues, con estos cuadritos, me ha pasado lo mismo, en cuanto a su tamaño me refiero, que no a su excesiva seguridad, pues Félix Gómez hijo es quien amablemente imprime mayor iluminación a la sala para que puedas apreciar, en toda su intensidad y boato, la obra pictórica de este gran artista de pequeños cuadritos naíf.

Un amigo mío, gran artista también, al enviárselos por whatsapp, me dijo que le recordaban las pinturas naíf de Henri Rouseau, contemporáneo de Picasso. Sin embargo, mi hija mayor, destacada historiadora del arte, me confesó que veía reminiscencias de Giorgio de Chirico (de principios del siglo XX), preclaro exponente de la pintura metafísica italiana.

Yo comparto ambos puntos de pista, aunque me inclino a pensar que es naíf, por su forma ingenua en el trazo y en las figuras, incluso por su deslumbrante colorido de la gama de verdes, grises o blancos, puesto que Chirico dota a su pintura, casi siempre, de elementos surrealistas…

Pienso, sin temor a equivocarme, que González Sáinz es un romántico actual que nos retrata paisajes y entornos naturales con figuras animales o humanas, nacidos de su estro poético, sensual y contemplativo que nos transmite un halo de soledad y melancolía, mediante un cromatismo calculado y sin estridencias. Estas genuinas creaciones albergan sus más íntimas vivencias de las contemplaciones de su amado Mar Cantábrico y de sus poblaciones limítrofes, siendo trasunto de muchos de sus cuadros.

Sevilla, 19 de febrero de 2018.

fernandosanchezresa@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *